Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Imputan a la presidenta argentina por el caso que investigaba Nisman

Cristina Fernández, imputada. La acusación es muy grave: encubrir a los autores iraníes del atentado contra un centro judío de Buenos Aires que costó la vida a 85 personas en 1994. Junto a ella también está imputado el ministro de Exteriores Héctor Timerman. La imputación tiene su origen en una demanda que interpuso el fiscal Alberto Nisman antes de morir. Acusaba a la presidenta de acordar con Irán la impunidad del atentado a cambio de petróleo. Nisman llevaba diez años investigando el caso y apareció muerto en su casa junto a un revólver el mes pasado. Ocurrió justo el día antes de ir al Congreso para explicar su grave acusación. A estas alturas no está claro si se suicidó o si le mataron. El Gobierno quita hierro al asunto pero entra a matar: acusa al fiscal de dar un 'golpe judicial' y dice que es una maniobra de 'desestabilización antidemocrática". Sostienen que Nisman no aportó ninguna prueba para su denuncia y niegan un acuerdo secreto. A sólo diez meses de acabar su mandato, Cristina Fernández se enfrenta al peor terremoto político de la historia reciente de Argentina.