Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Correa pregunta dónde se pueden quejar los políticos "ante una prensa deshonesta"

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, ha defendido la polémica Ley de comunicación de su país cuestionada por organismos internacionales y ha asegurado sobre su relación con los medios de comunicación que volvería a hacer las cosas "igualito, corrigiendo algunos errores y quizás con mayor firmeza".
En una entrevista en la SER recogida por Europa Press con motivo de su visita oficial a España, ha acusado a la prensa ecuatoriana de manipulación y censura. "Ellos se quejan de acoso político y dónde nos quejamos los políticos honestos de una prensa fuertemente deshonesta".
En su opinión, la Ley de comunicación de Ecuador es "extraordinariamente buena" y ha asegurado que el "mayor miedo de esa gente (en relación a los medios que no son afines al ejecutivo) es que otros países la repliquen".
El dirigente ecuatoriano ha explicado que la legislación de su país "defiende los derechos laborales, porque uno de los mayores explotadores eran los medios de comunicación y (la ley) supone empoderar a los ciudadanos que ya pueden exigir el derecho a la réplica".
En relación a la condena a cárcel de los responsables del diario El Universo ha justificado la medida porque "hicieron una denuncia falsa" y ha añadido que "el mal periodismo es mortal para una democracia".
Sobre violencia de género, Correa ha defendido la puesta en marcha de políticas para acabar con el machismo en su país que han dado lugar a "logros históricos" tales como "la equidad de género en la Asamblea de Ecuador o una gran participación de la mujer en el gabinete ministerial".
Sin embargo, ha asegurado que hay "comportamientos individuales" en los que el Estado no puede intervenir como "con quién se casa una persona o con quién no". En su opinión, se trata de "un proceso de educación, valores, principios y responsabilidades individuales, de la familia y de la comunidad" porque "no todo lo puede hacer el Estado".