Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Corea del Norte lanza el 'Kwamyongsong-3' pero falla en su intento de ponerlo en órbita

Corea del Norte ultima los preparativos para lanzar su satélitecuatro.com

Científicos norcoreanos investigan ya las causas del fallo

La ONU advierte que "supone una violación de la resoluciones"

Corea del Norte ha llevado a cabo este viernes el lanzamiento del satélite meteorológico 'Kwamyongsong-3', a pesar de las demandas de la comunidad internacional para que lo cancelara, pero ha fallado en su intento de ponerlo en órbita el aparato, lo que podría poner en jaque el liderazgo de Kim Jong Un. Por otro lado, el Consejo de Seguridad de la ONU ha afirmado  que "deplora" el lanzamiento fallido de un cohete pero ha añadido que continuará con las conversaciones para decidir cómo responder a las acciones de Pyongyang, según ha informado la embajadora de Estados Unidos ante Naciones Unidas, Susan Rice.
La agencia de noticias oficial de Corea del Norte, KCNA, ha confirmado el lanzamiento del 'Kwamyongsong-3' y que no ha conseguido entrar en órbita. Al parecer, científicos norcoreanos investigan ya las causas del fallo.
Corea del Sur ha informado de que el 'Kwamyongsong-3' ha despegado a las 7.39 horas (00.39 horas en España) de la plataforma ubicada en Tongchang-ri, en el noroeste del país, cerca de la frontera con China, con la ayuda del cohete de largo alcance Unha-3.
No obstante, el Ministerio de Defensa surcoreano ha informado de que, minutos después de emprender el vuelo, el aparato se ha desintegrado. "Los servicios de Inteligencia de Corea del Sur y Estados Unidos entienden que el lanzamiento ha fallado", ha dicho el portavoz ministerial, Kim Min Seook.
Kim ha explicado que el aparato se ha partido en una veintena de pedazos que han caído al mar a unos 200 kilómetros de las costas occidentales de Corea del Sur. "Ahora, estamos llevando a cabo un operativo de búsqueda para recuperar las piezas caídas", ha dicho Kim, en declaraciones recogidas por la agencia de noticias Reuters.
Por su parte, el jefe de Gabinete de Japón, Osamu Fujimura, ha confirmado el lanzamiento y ha apuntado que apenas un minuto después del mismo, el 'Kwamyongsong-3' se ha desintegrado, según informa la cadena NHK.
Fuentes del Ministerio de Defensa de Japón han señalado a NHK que el satélite meteorológico ha llegado a alcanzar una altura de 400.000 pies (unos 120 kilómetros) y que se ha partido en cuatro pedazos que han caído al mar Amarillo, que sirve de frontera natural entre las dos Coreas.
Fujimura ha asegurado que ninguno de los pedazos ha caído sobre territorio japonés, a pesar de que Estados Unidos había advertido de que los fragmentos del 'Kwamyongsong-3' podrían impactar en Japón, Corea del Sur, Filipinas e Indonesia, por lo que ha instado a los nipones a permanecer en calma.
En la misma línea, funcionarios estadounidenses han informado a la cadena ABC de que el aparato no ha conseguido entrar en órbita, aunque no han especificado dónde ha caído. Si bien, el Comando Norteamericano de Defensa Aeroespacial (NORAD), formado por Estados Unidos y Canadá, ha apuntado que una parte del satélite meteorológico ha caído 165 kilómetros al oeste de las costas surcoreanas y que el resto no ha conseguido entrar en órbita.
Respuesta internacional
Corea del Norte ha explicado que el objetivo del 'Kwamyongsong-3' era recabar datos meteorológicos para mejorar la explotación de sus recursos naturales y prevenir desastres naturales, así como conmemorar el centenario del nacimiento del fundador de República Popular Democrática de Corea (Corea del Norte), Kim Il Sung.
El Consejo de Seguridad de la ONU ha afirmado que "deplora" el lanzamiento del cohete pero ha añadido que continuará con las conversaciones para decidir cómo responder a las acciones de Pyongyang, según ha informado la embajadora de Estados Unidos ante Naciones Unidas, Susan Rice.
"Los miembros del Consejo de Seguridad han deplorado el lanzamiento, que supone una violación de la resoluciones" del organismo, ha declarado Rice a los periodistas al resumir las discusiones entre los quince Estados miembros del Consejo, que actualmente está presidido por Estados Unidos.
La Resolución 1874 de la ONU, aprobada en junio de 2009, impuso sanciones económicas y comerciales adicionales a Corea del Norte a raíz de una prueba nuclear subterránea que realizó en mayo de ese año. En el texto se pide a Pyongyang que abandone su programa de armas atómicas y no vuelva a realizar pruebas nucleares o con misiles.
Estados Unidos, Corea del Sur y Japón sospechan que el lanzamiento encubría otras prácticas con misiles de largo alcance, por lo que, al igual que Naciones Unidas y la Unión Europea, han pedido insistentemente a Pyongyang que lo cancelara.
Estos países consideran que el lanzamiento supone una violación de las resoluciones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, que prohíben expresamente a Corea del Norte desarrollar y usar tecnología nuclear y balística, porque Pyongyang ha intentado poner en órbita el aparato con ayuda de un Unha-3, un cohete de largo alcance.
En consecuencia, la secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, y el ministro de Exteriores de Corea del Sur, Kim Sung Hwan, han condenado el lanzamiento y han acordado llevar a cabo "acciones decididas" contra Corea del Norte.
En la misma línea, el ministro de Finanzas de Japón, Jun Azumi, ha apuntado que el país podría imponer sanciones económicas a Corea del Norte, en función de la respuesta de la comunidad internacional al lanzamiento del 'Kwamyongsong-3'.
Los tres países han adelantado que elevarán el asunto al Consejo de Seguridad, que tiene previsto reunirse hoy para consensuar una respuesta al lanzamiento. Diplomáticos occidentales han señalado que China, país que cuenta con derecho a veto y que es aliado de Corea del Norte, sólo aceptaría una crítica, por lo que la imposición de nuevas sanciones contra el país no sería una de las opciones.