Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Seúl quiere dialogar con Pyongyang para conocer sus intenciones reales

Corea del Norte podría lanzar un misil de alcance medio "en cualquier momento"cuatro.com

La presidenta de Corea del Sur, Park Geun Hye, ha declarado este viernes que el diálogo con Corea del Norte es "un primer paso fundamental" para aliviar la actual tensión en la península coreana, ya que permitiría conocer cuáles son las intenciones reales de la otra parte y, por tanto, resolver los actuales problemas, según han informado fuentes de su formación política, el Partido Saenuri.

Poco antes, el portavoz del Ministerio surcoreano de Unificación, Kim Hyung Suk, confirmó ante la prensa -citado por la agencia de noticias Yonhap- que Seúl había trasladado ayer jueves una oferta de diálogo a Pyongyang a fin de aliviar la actual tensión.
La presidenta hizo estas declaraciones durante una reunión que mantuvo este viernes con los reponsables regionales del Partido Saenuri, según han explicado a Yonhap varios de los asistentes al encuentro.
Tanto Park Guen Hye como el ministro de Unificación, Ryoo Kihl Jae, habían abogado ayer por el inicio de conversaciones con Corea del Norte, pero se había creado cierta confusión sobre si se trataba de una propuesta efectiva de negociaciones o, simplemente, de una declaración general de intenciones en favor del diálogo como solución a la crisis.
"Las declaraciones del jueves pueden traducirse como un mensaje en el cual Corea del Sur ha expresado tanto su deseo de diálogo como de que Corea del Norte haga lo mismo", ha precisado este viernes el portavoz del Ministerio. De momento no ha llegado ninguna respuesta oficial por parte de Pyongyang. "Corea del Norte está evaluando, probablemente, el mensaje del Gobierno", ha explicado.
En el caso de que Corea del Norte respondiese afirmativamente a la propuesta, Corea del Sur no tendría "ningún motivo" para rechazar las conversaciones e incluso podría proponer los detalles para la celebración del encuentro, incluidas una fecha y una agenda concretas, ha proseguido Kim.
Tanto la Presidencia como el Ministerio de Unificación (el departamento encargado de las negociaciones con Corea del Norte) habían advertido en el pasado de la necesidad de que se creasen las condiciones adecuadas para el diálogo, pero habían evitado cualquier compromiso al respecto para que no pareciera una "cesión" ante Pyongyang.
La tensión en la península coreana se ha disparado desde el ensayo nuclear norcoreano del pasado de febrero y a causa del lenguaje belicista reiteradamente utilizado por Pyongyang en respuesta a las recientes maniobras conjuntas norteamericanas y surcoreanas, según han informado fuentes oficiales.
KAESONG
El portavoz tambián ha asegurado que Seúl hará todo lo posible para ayudar a las 123 empresas presentes en el complejo industrial de la ciudad fronteriza norcoreana de Kaesong y ha anunciado que varios bancos locales, como Woori Bank y Banco Industrial de Corea del Sur, se han ofrecido a prestar fondos de emergencia a las compañías cuya producción haya quedado paralizada por la decisión de Corea del Norte de suspender las operaciones y de expulsar a todos los trabajadores surcoreanos.
   Según el portavoz del Ministerio, a lo largo de este viernes se espera el regreso a Corea del Sur de 26 trabajadores de Kaesong, tras lo cual quedarán solamente 235 de los 800 que solían operar en el complejo industrial.
   El pasado lunes, el gubernamental Partido de los Trabajadores de Corea del Norte anunció la suspensión "temporal" de todas sus operaciones en Kaesong en el marco del actual aumento de la tensión política y militar en la península coreana.
   Kaesong es uno de los escasos ejemplos de cooperación entre las dos Coreas, dos países legalmente en guerra desde el conflicto de 1953, que concluyó con un alto el fuego en lugar de un tratado de paz. El complejo industrial se encuentra a unos diez kilómetros de la frontera común. Desde 2004, cuando abrió sus puertas, 123 empresas surcoreanas se han asentado allí para dar trabajo a 54.000 norcoreanos.