Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Corea del Sur planea reiniciar la entrega de ayuda humanitaria a Corea del Norte

El Gobierno de Corea del Sur ha anunciado este lunes que planea reiniciar la entrega de ayuda humanitaria a Corea del Norte y los intercambios bilaterales a nivel civil, sin afectar al régimen de sanciones impuesto contra Pyongyang.
"El Gobierno planea revisar de forma flexible (el reinicio) de los intercambios intercoreanos a nivel civil", ha dicho el portavoz del Ministerio de Unificación, Lee Duk Haeng, según ha informado la agencia surcoreana de noticias Yonhap.
En mayo de 2010, Corea del Sur impuso sanciones prohibiendo los intercambios entre ambos países para castigar a Corea del Norte por su ataque contra un buque de guerra surcoreano.
Asimismo, Seúl cerró en febrero de 2016 el complejo industrial de Kaesong --uno de los pocos ejemplos de cooperación bilateral-- en respuesta a las pruebas nucleares y balísticas realizadas en enero de ese año por Pyongyang.
El presidente surcoreano, Moon Jae In, ha defendido que responderá con dureza a las provocaciones militares de Corea del Norte, si bien ha argumentado que un estancamiento de las relaciones no ayudará a lograr la estabilidad en la península.
El anuncio de Lee ha tenido lugar apenas un día después de que el propio Moon ordenara "una respuesta firme" al último lanzamiento de un misil balístico de alcance intermedio por parte de Corea del Norte.
Este mismo lunes, el líder supremo de Corea del Norte, Kim Jong Un, ha afirmado que el último lanzamiento fue "perfecto", aprobando su despliegue.
El misil ha impactado en aguas al este de la península de Corea tras volar unos 500 kilómetros, en el que ha sido el segundo ensayo de este tipo en una semana. El proyectil sería una versión mejorada del misil de combustible sólido que utilizan habitualmente los submarinos norcoreanos, conocidos como 'Pukguksong'.
El lugar del lanzamiento se encuentra cerca de la zona desde la que Corea del Norte disparó la semana pasada un misil balístico de alcance intermedio. Ese proyectil usaba combustible líquido y llegó más lejos que el lanzado este domingo.
El sábado, el Gobierno norcoreano anunció que cuenta ya con capacidad para atacar a Estados Unidos en su territorio continental, una afirmación cuestionada por expertos occidentales.
El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas se reunirá el martes a puerta cerrada para tratar el nuevo lanzamiento, que incumple las resoluciones vigentes. La reunión ha sido convocada a petición de Estados Unidos, Japón y Corea del Sur.
El Gobierno de Kim Jong Un ha llevado a cabo varias pruebas nucleares y balísticas en los últimos años que han reavivado la tensión en la península de Corea.
En respuesta, el presidente estadounidense, Donald Trump, ha dado por terminada la era de la "paciencia estratégica" y ha amenazado incluso con una intervención militar.
Corea del Norte justifica su escalada nuclear y militar por la necesidad de defenderse de lo que considera movimientos provocadores de Corea del Sur y Estados Unidos.
Las dos Coreas siguen técnicamente en guerra porque solamente firmaron un armisticio para cesar indefinidamente las hostilidades después de enfrentarse entre 1950 y 1953.