Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Corea del Norte detiene a un tercer ciudadano estadounidense

Las autoridades norcoreanas detuvieron la semana pasada a un profesor con doble nacionalidad, coreana y estadounidense, el tercer norteamericano en ser arrestado por Pyongyang en los últimos tiempos, según han revelado dos fuentes a la agencia de noticias surcoreana Yonhap.
El detenido ha sido identificado solamente como Kim, un antiguo profesor de la Universidad Yanbian de Ciencia y Tecnología de unos 50 años de edad que participaba en programas de ayuda humanitaria para Corea del Norte.
Kim fue arrestado el 14 de abril en el Aeropuerto Internacional de Pyongyang cuando se disponía a coger un vuelo rumbo a Corea del Sur, su país de origen, de acuerdo con ambas fuentes, que han hablado bajo condición de anonimato.
De confirmarse, sería el tercer ciudadanos estadounidense en ser capturado en Corea del Norte recientemente. El estudiante Otto Warmbier y el pastor Kim Dong Chul, también con doble nacionalidad, cumplen condena por llevar a cabo "actos subversivos contra el país".
Ahn Chan Il, director del Centro de Investigación sobre Corea del Norte en Seúl, ha considerado que con esta última detención el régimen de Kim Jong Un "pretende conseguir ventaja en las negociaciones" que puedan desarrollarse con Estados Unidos sobre la cuestión nuclear.
Desde 2009, una decena de ciudadanos estadounidenses han sido arrestados en la nación asiática por cargos relacionados con la seguridad norcoreana. Pyongyang ha usado estas detenciones para conseguir cesiones de Washington en otros ámbitos.
Corea del Norte ha iniciado una nueva escalada de tensión con las múltiples pruebas nucleares y los lanzamientos de misiles balísticos que ha realizado a pesar de las resoluciones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas que se lo prohíben expresamente.
El nuevo Gobierno de Donald Trump ha advertido de que se ha acabado la "era de la paciencia estratégica" con Corea del Norte amenazando con posibles acciones militares, a lo que Pyongyang ha contestado que responderá a cualquier ataque de Washington.