Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Corea del Norte reclama a Moon que adopte una "actitud correcta" respecto a la situación en la península

El Gobierno de Corea del Norte ha reclamado este jueves al presidente de Corea del Sur, Moon Jae In, que adopte una "actitud correcta" respecto a la situación en la península, después de que éste afirmara que Seúl está abierto a conversaciones si Pyongyang pone fin a sus maniobras y pruebas balísticas y nucleares.
El portavoz del Comité para la Reunificación Pacífica norcoreana ha recalcado que "desde que tomó el poder, el actual mandatario surcoreano habla de la solución del problema mediante la ejecución de acuerdos intercoreanos y el diálogo, por una parte, y por la otra, sigue pronunciando palabras irritantes contra Corea del Norte".
Así, ha sostenido que Moon está incumpliendo su promesa electoral de mejorar las relaciones bilaterales, cargando contra el presidente surcoreano por pedir sanciones y medidas contra Pyongyang por sus últimas pruebas balísticas.
"El mandatario surcoreano trata de mantener su honra acusando con bajeza a Corea del Norte, pero esto es un acto suicida que le llevará a la situación más desesperada", ha manifestado, según ha informado la agencia estatal norcoreana de noticias, KCNA.
Por ello, ha reiterado que Moon "debe adoptar una posición correcta sobre los vínculos intercoreanos, dejando de pronunciar palabras absurdas e insensatas que ofenden a la otra parte --en referencia a Corea del Norte--".
Las tensiones entre ambos países han aumentado en los últimos meses debido a las últimas pruebas balísticas realizadas por Pyongyang, que han provocado la condena de la práctica totalidad de la comunidad internacional.
En respuesta, el presidente estadounidense, Donald Trump, ha dado por terminada la era de la "paciencia estratégica" y ha amenazado incluso con una intervención militar.
Corea del Norte justifica su escalada nuclear y militar por la necesidad de defenderse de lo que considera movimientos provocadores de Corea del Sur y Estados Unidos.
Las dos Coreas siguen técnicamente en guerra porque solamente firmaron un armisticio para cesar indefinidamente las hostilidades después de enfrentarse entre 1950 y 1953.