Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Constitucional de Corea del Sur pide a la Policía que averigüe el paradero de dos asesores de Park

El Tribunal Constitucional de Corea del Sur ha solicitado a la Policía este mismo viernes que ubique a dos exasesores de la presidenta, Park Geun Hye, apartada de su cargo tras verse salpicada por un polémico caso de corrupción, después de que ninguno de los dos se presentara en la audiencia que se celebró el jueves en el marco del juicio político que se está llevando a cabo para ratificar la destitución de la mandataria.
Desde el tribunal han solicitado a las comisarías de Policía de Jongno y Gangnam Wards --donde tienen registradas sus viviendas--, ambas en Seúl, que ubiquen a los dos exasesores, el exsecretario de asuntos administrativos de Park Lee Jae Man, y su exsecretario de asuntos públicos Ahn Bong Geun, de los que se sospecha que han podido huir para evitar testificar ante la Justicia.
Los dos habían sido llamados a testificar el jueves, en la segunda sesión del juicio que decidirá el futuro de la mandataria, según ha informado la agencia surcoreana de noticias Yonhap. Nadie hasta el momento ha podido contactar con ninguno de los dos, por lo que no pueden ser sancionados.
Por ahora, la sesión se ha trasladado al próximo 19 de enero, a espera de ubicar a los dos testigos.
Durante la audiencia del jueves la propia presidenta decidió no presentarse ante el órgano que decidirá su futuro después de verse salpicada por un polémico caso de corrupción que salió a la luz el pasado mes de octubre y que llevó a que el Parlamento aprobara su destitución del cargo.
Sin embargo, su presencia no es obligatoria, y será representada por su equipo legal.
Park fue destituida por la Asamblea Nacional por su presunta implicación en una serie de infracciones cometidas por su confidente, Choi Soon Sil, quien ha sido acusada de abusar de sus lazos con la presidenta para ganar varios favores empresariales y personales a pesar de no ostentar ningún puesto gubernamental.