Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Congreso de Filipinas respalda la declaración de la ley marcial en la isla de Mindanao

El Congreso de Filipinas ha aprobado el miércoles a última hora una resolución en la que muestra su total apoyo a la declaración de la ley marcial en la isla de Mindanao, en el sur del país, donde desde hace más de una semana el Ejército se enfrenta al grupo Maute.
El líder de la mayoría en la cámara, Rodolfo Fariñas, ha informado de que la resolución se ha aprobado después de una sesión de debate a puerta cerrada que ha durado unas seis horas, según recoge el diario filipino 'Inquirer'.
El presidente, Rodrigo Duterte, impuso la ley marcial por un período de 60 días en Mindanao después de que un enfrentamiento entre el grupo Maute, integrado por antiguos miembros de la guerrilla del Frente Moro de Liberación Nacional (FMLN) y combatientes extranjeros, se saldara con cerca de una decena de soldados muertos en la ciudad de Marawi.
Este mismo miércoles, once soldados han muerto en Marawi por 'fuego amigo' después de que fueran alcanzados de forma initencionada por un ataque aéreo llevado a cabo por el Ejército filipino.
El enfrentamiento comenzó el pasado martes, mismo día que Maute secuestró a un sacerdote católico, a dos de sus ayudantes y a una decena de feligreses en la mencionada ciudad.
Marawi, con unos 200.000 habitantes, está asediada, principalmente, por integrantes de Maute en un aparente intento por esconder al líder del grupo insurgente Abú Sayyaf, Isnilon Hapilon, nombrado por el propio Estado Islámico 'emir' del grupo en el país del sudeste asiático.
Sin embargo, el Ejército ya controla, una semana después de que se iniciaran los combates --que han dejado cerca de un centenar de muertos--, la práctica totalidad de la ciudad.
Según el portavoz de las Fuerzas Armadas de Filipinas, las autoridades habrían recibido "información creíble" de que Hapilon se encontraba en Marawi con su "séquito", en referencia al grupo Maute.
El portavoz de la primera división de infantería del Ejército, Jo-Ar Herrera, aseguró el jueves que, según los datos de Inteligencia recibidos, Hapilon todavía sigue en la ciudad.
El presidente dijo el pasado mes de abril que Hapilon podría haber muerto en un bombardeo realizado el pasado mes de enero, cuando las Fuerzas Armadas anunciaron que 15 terroristas que acompañaban a Hapilon habían muerto en un bombardeo aéreo. Lorenzana confirmó entonces que el líder insurgente había resultado herido de gravedad.
Hapilon se encuentra además en la lista de más buscados del FBI por su papel en el secuestro de 17 filipinos y tres estadounidenses. Sobre él pesa una recompensa de cinco millones de dólares.