Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Congreso de EEUU inicia una semana "clave" en la disputa presupuestaria

Congreso de EEUUReuters

Mientras el Gobierno de Estados Unidos entra en la segunda semana de paralización sin un final a la vista, un estancado Congreso de Estados Unidos enfrenta la fecha límite del 17 de octubre para aumentar el poder de endeudamiento del país o arriesgarse a una cesación de pagos.

El último gran enfrentamiento sobre el límite de la deuda, en agosto del 2011, terminó con un acuerdo de última hora bajo presión de mercados golpeados y advertencias de una catástrofe económica si se permitía que ocurriera una cesación de pagos.
Una resolución similar de último minuto sigue siendo ahora una posibilidad. En comentarios realizados el domingo en programas de debate, ni los republicanos ni los demócratas ofrecieron señales de un pronto acuerdo sobre la paralización o el límite de endeudamiento.
"Estoy dispuesto a discutir en una conversación con el presidente", dijo el presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner, hablando en el programa 'Esta Semana' de ABC. Pero agregó que la negativa del presidente Barack Obama "a negociar está poniendo a nuestro país en riesgo".
En el programa 'State of the Union' de CNN, el secretario del Tesoro Jack Lew dijo: "El Congreso está jugando con fuego" agregando que Obama no negociaría hasta que "el Congreso haga su trabajo" al reabrir al gobierno y eleve el límite de endeudamiento del país.
Los republicanos en la Cámara baja se han resistido a financiar al Gobierno para el actual año fiscal hasta que consigan algunas concesiones de Obama que retrasen o resten fondos a su reforma al sistema de salud, que comenzó el 1 de octubre.
"Es hora de hablar sobre el problema del gasto", dijo Boehner, incluyendo medidas para frenar los costos de los programas sociales como el sistema de Seguro Social para jubilados y Medicare, el plan de seguros médicos para los ancianos.
Harry Reid, líder demócrata del Senado, debería decidir pronto si intentar abrir un debate formal sobre un proyecto de ley "sin adiciones" -sin temas ajenos agregados-.
La aprobación de tal medida necesitaría que al menos seis de los 46 republicanos del Senado se sumen a los 54 demócratas para superar los obstáculos que los opositores a Obamacare podrían levantar.
Según un asesor demócrata del Senado, el aumento del límite de la deuda debería estar unido a una nueva iniciativa para reformar el código tributario de Estados Unidos y lograr así los ahorros a largo plazo en Seguridad Social y Medicare, cuyos gastos han crecido junto con la cantidad de jubilados.
Los legisladores republicanos han presentado otras ideas, como un aumento de corto plazo del límite de la deuda, lo que crearía tiempo para más negociaciones sobre los gastos y para más incertidumbre del mercado.
El último gran enfrentamiento sobre el límite de la deuda, en agosto del 2011, terminó con un acuerdo de última hora bajo presión de mercados golpeados y advertencias de una catástrofe económica si se permitía que ocurriera una cesación de pagos.
Una resolución similar de último minuto sigue siendo ahora una posibilidad. En comentarios realizados el domingo en programas de debate, ni los republicanos ni los demócratas ofrecieron señales de un pronto acuerdo sobre la paralización o el límite de endeudamiento.
"Estoy dispuesto a discutir en una conversación con el presidente", dijo el presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner, hablando en el programa 'Esta Semana' de ABC. Pero agregó que la negativa del presidente Barack Obama "a negociar está poniendo a nuestro país en riesgo".
En el programa 'State of the Union' de CNN, el secretario del Tesoro Jack Lew dijo: "El Congreso está jugando con fuego" agregando que Obama no negociaría hasta que "el Congreso haga su trabajo" al reabrir al gobierno y eleve el límite de endeudamiento del país.
Los republicanos en la Cámara baja se han resistido a financiar al Gobierno para el actual año fiscal hasta que consigan algunas concesiones de Obama que retrasen o resten fondos a su reforma al sistema de salud, que comenzó el 1 de octubre.
"Es hora de hablar sobre el problema del gasto", dijo Boehner, incluyendo medidas para frenar los costos de los programas sociales como el sistema de Seguro Social para jubilados y Medicare, el plan de seguros médicos para los ancianos.
Harry Reid, líder demócrata del Senado, debería decidir pronto si intentar abrir un debate formal sobre un proyecto de ley "sin adiciones" -sin temas ajenos agregados-.
La aprobación de tal medida necesitaría que al menos seis de los 46 republicanos del Senado se sumen a los 54 demócratas para superar los obstáculos que los opositores a Obamacare podrían levantar.
Según un asesor demócrata del Senado, el aumento del límite de la deuda debería estar unido a una nueva iniciativa para reformar el código tributario de Estados Unidos y lograr así los ahorros a largo plazo en Seguridad Social y Medicare, cuyos gastos han crecido junto con la cantidad de jubilados.
Los legisladores republicanos han presentado otras ideas, como un aumento de c