Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Condenado a 25 años de cárcel un antiguo jefe de la Fuerza Aérea acusado de secuestros y torturas

Un tribunal de Argentina ha condenado este jueves a 25 años de cárcel a Omar Domingo Rubens Graffigna, antiguo jefe de la Fuerza Aérea e integrante de las juntas militares argentinas, por secuestro y torturas.
Graffigna estaba acusado, entre otros cargos, del secuestro y tortura de la hija de la vicepresidenta de la organización Abuelas de Plaza de Mayo, Rosa Roisinblit. El ex jefe del Estado Mayor de la Fuerza Aérea estaba también imputado por secuestrar y torturar a José Pérez Rojo.
Junto a él ha sido condenado Luis Tomás Trillo, quien fuera jefe de la Regional de Inteligencia de Buenos Aires (RIBA), imputado por estos mismos crímenes, según ha informado la agencia estatal argentina de noticias, Télam.
Graffigna, que había sido absuelto en el llamado "juicio a las juntas", integró la segunda de las juntas militares de la última dictadura en el país sudamericano.
Patricia Julia Roisinblit era hija de Rosa Roisinblit y estaba embarazada de ocho meses en el momento de su detención. A mediados de noviembre fue trasladada al centro clandestino de detención de la Escuela de Mecánica (ESMA) para dar a luz a su segundo hijo, un varón.
El niño fue sustraído y adoptado, y no conoció su verdadera identidad hasta 2001, a los 23 años de edad. Graffigna, en el momento del secuestro de la pareja, ejercía como jefe del Estado Mayor General de la Fuerza Aérea y, por tanto, era el superior del general Francisco Salinas, ya fallecido, encargado de la RIBA, el organismo encargado de la represión en la llamada Subzona 16, que comprendía los partidos de Morón, Merlo y Moreno.
Se da la circunstancia de Graffigna era uno de los 46 militares argentinos incluidos en julio de 2003 por el entonces juez español Baltasar Garzón en una orden de captura internacional con vistas a su procesamiento en España por delitos contra la Humanidad.