Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Comienza la votación anticipada en Corea del Sur de cara a la jornada electoral del 9 de mayo

Miles de surcoreanos han comenzado a emitir sus votos de cara a las próximas elecciones presidenciales, que se celebrarán el martes, 9 de mayo, después de que la exmandataria Park Geun Hye fuera destituida el pasado mes de marzo por su presunta implicación en una importante trama de corrupción.
La Comisión Nacional Electoral (CNE) de Corea del Sur ha anunciado que hasta las 9.00 horas (2.00, hora peninsular española) ya habían emitido sus papeletas más de 590.000 surcoreanos, según ha recogido la agencia de noticias Yonhap.
La votación anticipada durará dos días, hasta el viernes a las 18.00 horas, con un breve descanso de doce horas desde las 18.00 horas del jueves hasta las 6.00 del viernes.
Park fue cesada en marzo después de que el Tribunal Constitucional confirmara el resultado del 'impeachment' celebrado por el Parlamento surcoreano en diciembre, provocando la convocatoria de elecciones anticipadas, previstas inicialmente para diciembre.
La destitución fue aprobada de forma unánime, con el voto de los ocho jueces que forman parte del organismo --que en un inicio estaba conformado por nueve magistrados, si bien el mandato de uno de ellos acabó el pasado 31 de enero--.
El Parlamento surcoreano aprobó el 9 de diciembre un 'impeachment' contra Park, que contó con el respaldo de 40 miembros de su propia formación. La legislatura ha presentado un total de 13 cargos contra la presidenta: cinco violaciones a la Constitución y ocho delitos legales.
Una serie de parlamentarios escindidos de su partido, recientemente integrados en una nueva formación denominada Partido Bareun, han asegurado que intentarán convertir el escándalo en una oportunidad para reformar el país y recobrar los verdaderos valores del partido.