Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Aplausos en la ONU tras aprobar el tratado internacional sobre comercio de armas

Tras siete años de arduas negociaciones y dos semanas de sesiones maratonianas se lograba el acuerdo en torno a un negocio que cada año mueve 70.000 millones de dólares. El documento obligará a todas las naciones que lo ratifiquen a revisar todos los contratos de armamento para que las armas vendidas no sean utilizadas en países sometidos a embargo o que abusan de los derechos humanos. Con el nuevo tratado se trata de impedir también que armas convencionales sean usadas en ataques contra civiles o edificios que alberguen población civil, como colegios u hospitales.  Rusia, uno de los mayores exportadores de armas, se ha abstenido. Moscú considera que el texto no regula debidamente la transferencia de armas a grupos rebeldes. El convenio entrará en vigor cuando lo ratifiquen como mínimo 50 países, un proceso que podría prolongarse unos dos años.