Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Colombia niega las existencia de "mafias" en Cúcuta ante las denuncias de Venezuela

El ministro del Interior de Colombia, Juan Fernando Cristo, ha negado este domingo la existencia de "mafias" en la localidad de Cúcuta, tal y como ha denunciado el Gobierno de Venezuela.
"Cúcuta no es ciudad de mafiosos. Pueblo cucuteño ha sido solidario con (los) venezolanos en (la) frontera. Con ofensas y mentiras no se resuelve la crisis", ha dicho a través de su cuenta en la red social Twitter.
El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ordenó la semana pasada el cierre de la frontera con Colombia y con Brasil con el objetivo de continuar con la salida de circulación de los billetes de 100 bolívares.
El mandatario anunció el 11 de diciembre que dejaba "sin efecto" el billete de 100 bolívares y dio un plazo de 72 horas para iniciar el depósito y canje por moneda del mismo valor en las entidades bancarias pertinentes "durante un período de diez días".
Esta medida responde a la extracción de papel moneda que desde hace dos años se emplea en Cúcuta y Maicao, en Colombia. Maduro ha venido denunciando el robo y contrabando de billetes desde suelo colombiano, y la semana pasada incluso anunció que hablaría con el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, para exigirle que "castigue a los responsables que, de manera vulgar, se lo llevan y lo comercializan en las calles".
El mandatario ha estimado en 300.000 millones de bolívares el dinero que está "en poder de mafias internacionales dirigidas desde Colombia y Brasil", por lo que ha ordenado a su ministro de Defensa, Vladimir Padrino López, cerrar el acceso de billete en las fronteras.
Las fronteras con Brasil y Colombia estarán cerradas hasta enero, pues Maduro culpa del repunte del precio del dólar paralelo a mafias cambiarias que operan con bolívares en efectivo en ciudades colombianas limítrofes con Venezuela.