Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cientos de civiles huyen de Sirte aprovechando el alto el fuego

Una mujer y una niña huyen de Sirte aprovechando el alto el fuegoReuters

La ciudad, último reducto del régimen, lleva semanas sitiada por los antigadafistas

Cientos de civiles han huido este domingo de la ciudad de Sirte, uno de los últimos reductos del régimen de Muamar Gadafi, ahora sitiado por las fuerzas del Consejo Nacional de Transición (CNT). La ciudad lleva semanas cercada por las milicias antigadafistas y comienza a notarse la escasez de productos y suministros básicos.
Los coches, camiones y autobuses repletos de enseres de los ciudadanos que huyen formaban este domingo largas colas en los controles establecidos por las fuerzas del CNT a la salida de la ciudad, ha informado la cadena británica BBC. Quienes han logrado salir de la ciudad, habitada inicialmente por unas 40.000 personas, informan de problemas en el suministro eléctrico y en el de agua potable.

En teoría los civiles están aprovechando el alto el fuego declarado el pasado viernes por el CNT para permitir salir a los civiles de Sirte, pero un grupo del Comité Internacional de la Cruz Roja ha podido constatar que durante el fin de semana también se han registrado combates.

El equipo del CICR ha podido acceder a la ciudad y visitar el hospital de Ibn Sina, donde han constatado las deficientes condiciones en las que trabaja el personal sanitario. "El hospital afronta un importante flujo de pacientes, los suministros médicos se agotan y hay una necesidad desesperada de oxígeno. Además, el depósito de agua está dañado", ha señalado Hichem Jadraui, jefe de la misión de Cruz Roja, en un comunicado oficial difundido por el CICR.

La misión del CICR ha podido entregar material quirúrgico que servirá para tratar a unas 200 personas, además de vestimenta médica, bolsas para cadáveres y 400 litros de combustible para el generador del hospital.

Los enviados de Cruz Roja "no pudieron permanecer [en el hospital] el tiempo suficiente como para evaluar las necesidades humanitarias de los civiles". Sin embargo, ha podido entrevistarse con representantes de la sociedad civil que han informado de la falta de agua potable, de alimentos --especialmente comida para bebés-- y artículos de higiene.

"Para el CICR es de la máxima importancia poder ayudar a todos los afectados por el conflicto, civiles y combatientes heridos por igual. Vamos a volver a Sirte lo antes posible", ha asegurado Jadraui.