Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

China reafirma que la política de 'una China' es requisito indispensable para mantener relaciones con Pekín

El portavoz del Ministerio de Exteriores de China, Geng Shuang, ha asegurado que la política de 'una sola China' es un requisito previo para cualquier país que mantenga relaciones diplomáticas con el gigante asiático y ha apreciado la posición de los países que han reiterado su apoyo a Pekín tras la iniciativa del presidente electo estadounidense, Donald Trump, de contactar con Taiwán sin contar con China.
"Adherirse a la política de 'una sola China' es un prerrequisito para desarrollar relaciones de amistad o cooperación con cualquier país del mundo", ha señalado Geng en una rueda de prensa que recoge la agencia estatal Xinhua.
"Sólo hay una China en el mundo y Taiwán es parte de ella. El Gobierno de la República Popular China es el único Gobierno legítimo que representa a China", ha afirmado Geng, al tiempo que ha apreciado que haya habido países que han reiterado su respaldo a este principio de su diplomacia.
En la última semana, el ministro de Exteriores francés, Jean Marc Ayrault, afirmó que el cuestionamiento de este principio por parte del presidente electo estadounidense "no era inteligente".
A principios de diciembre, Trump mantuvo una conversación con la presidenta de Taiwán, Tsai Ing Wen, en una acción que supuso una ruptura con respecto a la política estadounidense en Asia, así como del protocolo diplomático.
"Durante la conversación han apuntado a los estrechos vínculos políticos, económicos y de seguridad que existen entre Taiwán y Estados Unidos. El presidente electo también ha felicitado a Tsai por conseguir la presidencia de Taiwán a principios de año", detalló en un comunicado el equipo de transición de Trump.
Este movimiento fue percibido como un desafío a la tradición diplomática estadounidense al tratarse del primero entre un líder estadounidense y un presidente taiwanés desde que Estados Unidos rompió relaciones diplomáticas con la isla en 1979. China considera Taiwán como una provincia china y el contacto oficial de Trump podría suponer un foco de tensión entre Pekín y Washington.
Pekín emitió una protesta formal por dicho acto, al entender que viola los principios básicos de décadas de relaciones bilaterales entre Estados Unidos y el gigante asiático, que no admite conversaciones independientes con Taiwán. Si bien, el presidente electo ha mantenido el desafío y ha llamado a romper con políticas tradicionales de Washington.