Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Japón pide a la Corte internacional de Justicia que medie en el conflicto con China

El canciller japonés ha subrayado la importancia de que los países resuelvan sus disputas territoriales por la soberanía de las islas Senkaku de forma pacífica

El ministro de Exteriores de Japón, Koichiro Gemba, ha hecho un llamamiento a someter las disputas territoriales a la jurisdicción de la Corte Internacional de Justicia (CIJ), durante su intervención de este lunes ante la Asamblea General de Naciones Unidas, que celebra su sesión plenaria anual.

El canciller japonés ha subrayado la importancia de que los países resuelvan sus disputas territoriales de forma pacífica y ha considerado que la mejor garantía es que los miembros de la CIJ acudan al alto tribunal cuando sea imposible llegar a un acuerdo bilateral.

En concreto, Gemba ha indicado que todos los miembros de la CIJ, que como tal reconocen su jurisdicción, deberían trasladar al alto tribunal sus conflictos cuando la otra parte implicada así lo solicite.

Las palabras del ministro de Exteriores han sido interpretadas como una referencia velada a las disputas que Japón mantiene con China y Taiwán por la soberanía de las islas Senkaku/Diaoyu y con Corea del Sur por la soberanía de las islas Dokdo/Takeshima.

El discurso iría dirigido sobre todo al conflicto territorial con Corea del Sur, ya que el pasado mes de agosto Japón solicitó a su vecino regional que aceptara trasladar el asunto a la CIJ, algo a lo que Seúl se negó, argumentando que ello supondría reconocer que el archipiélago está en disputa, tal y como pretende Tokio.

En cambio, Japón no ha sugerido acudir a la CIJ para solucionar el conflicto por las Senkaku/Diaoyu, ya que en este caso son las autoridades niponas las que ejercen el control sobre el archipiélago, y para garantizarlo han comprado tres de sus cinco islas a los propietarios privados.

En respuesta, el ministro de Exteriores de Corea del Sur, Kim Sung Hwan, ha apuntado que "ningún país debería aprovecharse de los procedimientos del Derecho Internacional para conseguir sus objetivos políticos", según informa la agencia de noticias Kiodo.