Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un hombre del sur de China lleva 32 años comiendo clavos

No son pipas, ni palomitas. Este hombre del sur de China, come clavos. Y así, nos lo demuestra. Con una longitud desde los 3 a los 5 cm, dice que lleva haciéndolo 32 años. Surgió cuando era un adolescente. A los 17 años vio a un hombre comerse un clavo y desde entonces, una vez aprendido el truco para no herirse el estómago, no para. Ha desarrollado este insólito hábito que, sorprendentemente, no le ha creado ningún problema físico. De hecho, su hija dice que tiene muy buena salud y también muy buen apetito. Y será verdad, porque también come vasos, objetos de cerámica y azulejos.