Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Defensa confirma que no hay supervivientes del avión chileno siniestrado en aguas del Pacífico

Los servicios de emergencias rescatan del mar una rueda del tren de aterrizaje del avión siniestrado FOTO: REUTERScuatro.com

En el avión viajaban 21 personas, muchos de ellos periodistas de la televisión pública. 

Se estrelló cerca del archipiélago de Juan Fernández, al oeste de la costa chilena. Uno de los fallecidos es el popular periodista Felipe Camiroaga. El ministro de Defensa chileno, Andrés Allamand, ha confirmado que no ha habido supervivientes en el accidente del avión de las Fuerzas Aéreas de Chile.
Las autoridades chilenas encontraron ayer cuatro cuerpos sin vida procedentes del avión del Ejército chileno que desapareció ayer en aguas del Pacífico, en las inmediaciones del archipiélago Juan Fernández, a unos 670 kilómetros al oeste de la costa chilena. Se trata de dos mujeres y dos hombres, de los 18 pasajeros y tres tripulantes que viajaban en la nave. El alcalde de las islas ha asegurado también que es "imposible" que haya supervivientes.

"Tras la búsqueda en la que participamos con el comandante en jefe de las FACH (Jorge Rojas), uno llega a la conclusión de que el impacto fue de tal magnitud que debió producir la muerte instantánea de todas las personas que se encontraban en el avión", ha declarado Allamand.

Los familiares de las víctimas ya han sido informadas de estos avances "con el mayor respeto posible", en palabras del ministro, según ha informado el diario chileno 'El Mercurio'.

El director de la cadena televisiva TVN, Mauro Valdés, ha mostrado su tristeza por esta noticia, puesto que uno de sus equipos se encontraba en el aparato accidentado, entre ellos, el popular presentador, Felipe Camiroaga.

El alcalde del archipiélago de Juan Fernández, Leopoldo González, ha afirmado que debido a las condiciones en las que se produjo el accidente del avión del Ejército chileno siniestrado en las inmediaciones de estas islas, ubicadas a unos 670 kilómetros al oeste de la costa chilena, es "imposible" que haya supervivientes.

González aseguró en conversación con radio Cooperativa que los cuatro cuerpos encontrados hasta ahora fueron vistos flotando en el mar, sin chalecos salvadidas y que dentro de la mochila hallada había un computador "triturado". Los cuerpos hallados son de dos mujeres y dos hombres y la falta de chalecos salvavidas podría indicar que no tuvieron tiempo para prepararse para algún tipo de evacuación, según informa el diario chileno La Tercera. El avión viajaba con 18 pasajeros y tres tripulantes.

Los cuerpos serán periciados en Santiago de Chile por el Servicio Médico Legal y se procederá a su identificación. La Armada de Chile ha iniciado la fase de "rebusca submarina, salvataje y recuperación de cuerpos". En la misión participan ocho buceadores civiles -expertos en trabajos de profundidad- y ocho robots submarinos.

El director del Servicio Médico Legal, Patricio Bustos, contó a Radio Cooperativa que el organismo ya cuenta con las huellas digitales de todos los pasajeros que iban en el avión, lo que agilizará su identificación.

La información del accidente ha conmocionado a los chilenos, ya que buena parte de los pasajeros eran periodistas de la televisión pública, entre ellos el presentador Felipe Camiroaga. Completaban el pasaje seis miembros de la tripulación, dos empleados del Gobierno, dos funcionarios de la Fuerza Aérea y seis colaboradores de la organización Desafío Levantemos Chile. Todos viajaban a ayudar a reconstruir el país tras el tras el terremoto del 27 de febrero de 2010. De hecho, el viaje a Juan Fernández era, justamente, para transportar víveres y materiales de construcción a este archipiélago que fue azotado por un tsunami. Entre los desaparecidos también se encuentra el empresario Felipe Cubillos, cuñado del ministro de Defensa, Andrés Allamand.

En las labores de rescate trabaja principalmente un buque de la Marina chilena que se encontraba en las inmediaciones del archipiélago desde el primer momento y varios aviones del Ejército. Los militares cuentan además con la colaboración de los pescadores de la zona, que han salido con sus barcos esta madrugada.

El ministro de Defensa chileno, Andrés Allamand, ha sostenido que el escenario en el que se ha producido el accidente del avión "es particularmente adverso". "Las condiciones climáticas no sólo son adversas sino que estamos peleando contra la oscuridad, pero todas las acciones se están adoptando y se seguirán adoptando", ha apostillado Allamand.