Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Chelsea Manning pone fin a su huelga de hambre tras ser aceptada su cirugía de reasignación de sexo

La militar estadounidense Chelsea Manning, que cumple condena de 35 años por filtrar documentos clasificados a WikiLeaks, ha puesto fin este martes a su huelga de hambre, iniciada el viernes, después de que el Ejército haya garantizado que será sometida a una cirugía de reasignación de sexo.
Manning ha expresado su satisfacción "por el hecho de que el Ejército esté haciendo finalmente lo correcto". "Les aplaudo por ello. Esto es todo lo que quería, que me dejaran ser yo misma", ha agregado.
"Sin embargo, es difícil no preguntarse por qué se ha tardado tanto. También, ¿por qué fueron necesarias unas medidas tan drásticas?", ha dicho en su comunicado, publicado por su abogado, Chase Strangio, de la Unión Estadounidense por las Libertades Civiles (ACLU).
Así, Manning ha recordado que se le recomendó la cirugía en abril de este año por su disforia de género, subrayando que espera que su caso "siente un precedente para los miles de personas transexuales que esperan que se les dé el tratamiento que necesitan".
Por su parte, Strangio ha dicho que "es un alivio que el Gobierno haya aceptado dar a Chelsea el tratamiento médico que necesita y al que tiene derecho legal", según ha informado la cadena de televisión estadounidense ABC.
La militar, de 28 años, que nació hombre pero reveló tras ser condenada por espionaje que se sentía identificada como mujer, intentó suicidarse en julio por, según sus abogados, la negación del Gobierno a un trato apropiado a su identidad.
De acuerdo a los representantes de la presa, los doctores han recomendado que como parte del tratamiento a la militar, que comenzó una terapia hormonal en 2015, le sea permitido "tener el pelo largo siguiendo estándares femeninos". El Gobierno lo ha rechazado.