Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cerca del 50% del trabajo en América Latina es "informal"

Cerca del 50 por ciento del trabajo en América Latina es "informal", según un estudio de la Universidad Internacional de Valencia (UIV) difundido este lunes, que sitúa a Colombia como el país con más empleos irregulares y a Cuba como el que menos.
La investigadora Margarita Trejo Poison cifra en el 46,8 por ciento el trabajo "informal" en el subcontinente americano, "lo que supone una empleabilidad ligada a peores condiciones de trabajo, ingresos inferiores y mayor riesgo de caer en la pobreza".
Colombia es el peor país en este sentido, con un 68 por ciento de trabajadores en situación ilegal. El 71 por ciento de los jóvenes colombianos gana menos que el salario mínimo interprofesional y solo tres de cada diez goza de "una relativa protección social".
En el número dos se sitúa Perú. Aquí los trabajadores del sector informal suman el 64 por ciento, "casi 20 puntos por encima de la media de Latinoamérica y el Caribe y por detrás de los países de Europa Oriental y África del Norte".
Trejo ha vinculado este fenómeno con la fuga empresarial. "El mercado laboral se fragmenta a medida que aumenta el intercambio comercial y las deslocalizaciones, produciéndose desigualdades en el acceso al empleo", ha explicado.
La jurista ha destacado que "un tercio del comercio mundial se desenvuelve en el seno de firmas multinacionales que desplazan sus procesos de producción según las ventajas comparativas de cargas fiscales y costes salariales que consiguen en un mundo sin fronteras"
Otra de las consecuencias es la falta de representación sindical. "Solo en 45 de las 1.200 maquilas o zonas francas de exportación de Centroamérica funciona algún tipo de sindicato", indica el informe, según el cual la no sindicación suele imponerse, "ya sea expresa o tácitamente" como requisito para la deslocalización.
La migración empresarial, de acuerdo con Trejo, también favorece "el trabajo forzoso, ejecutado bajo amenaza o coacción, incluso en los países ricos". La Organización Internacional del Trabajo (OIT) cifra en 12,3 los millones de personas que sufren esta situación laboral.