Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Celebrada en Jerusalén una ceremonia con motivo del Día en Memoria del Holocausto

Israel ha celebrado este domingo una ceremonia con motivo del Día en Memoria del Holocausto, acto que se ha celebrado en el museo de Yad Vashem y en el que han participado, entre otros, el presidente y el primer ministro, Reuven Rivlin y Benjamin Netanyahu, respectivamente.
La ceremonia ha empezado con un arriado de la bandera de Israel para que ondeara a media asta mientras los soldados presentes en el acto han presentado armas, según ha informado el diario local 'Yedioth Ahronoth'.
"Estoy aquí en esta terrible noche en Jerusalén, la reconstruida capital del Estado de Israel", ha dicho Rivlin al inicio de su discurso. "En nombre de nuestros hermanos y hermanas, los supervivientes del Holocausto que lucharon por su existencia, su carácter judío y su imagen homana digo: Bendecidos sean los que nos sostuvieron y los trajeron hasta este día", ha agregado.
Asimismo, ha manifestado que el Holocasuto debe dejar como lección que los judíos "deben siempre protegerse con sus propias manos", destacando además "el destino judío común" y "al hombre, creado a la imagen de Dios".
"No debemos permanecer en silencio cuando se hace frente a las atrocidades perpetradas en otros lugares, y definitivamente no ante las que tienen lugar al otro lado de la valla", ha dicho, añadiendo que "mantener la imagen humana es la gran hazaña del heroísmo legada por las víctimas y los supervivientes del Holocausto".
Por su parte, Netanyahu ha criticado la falta de acción de las superpotencias durante el genocidio, cargando además contra Naciones Unidas por transferir "el odio hacia los judíos hacia un odio al Estado judío".
"Tenemos que ser capaces de defendernos por nuestra cuenta ante cualquier amenaza y cualquier enemigo", ha dicho, manifestando que "de ser un pueblo indefenso se ha pasado a ser una nación robusta".
La ceremonia ha contado además con el encendido de seis antorchas por parte de seis supervivientes del Holocausto para recordar a los seis millones de judíos masacrados durante el Holocausto.