Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cazadores ilegales matan a Satao, el rey de los elefantes de Kenia

Cazadores ilegales matan a Satao, el rey de los elefantes de KeniaEFE

Satao, uno de los elefantes más grandes del mundo y orgullo del Parque Nacional de Tsavo (Kenia), ha muerto después de que unos cazadores ilegales le lanzaran flechas envenenadas para abatirlo, algo que ya habían intentado en anteriores ocasiones.

El elefante fue hallado sin vida la primera semana de junio, según hizo saber el director ejecutivo del Fondo, Richard Moller, al diario 'The Guardian´: "Sabía por instinto que se trataba de Satao". El pasado mes de marzo, el paquidermo ya fue atacado por cazadores y tuvo que ser atendido de dos heridas supurantes en su costado producidas por flechas venenosas.
"Había una pequeña posibilidad de que me equivocara, así que esperé a verificar su muerte antes de hacerla pública", lamentó Moller, a sabiendas de que desde hacía semanas varias personas comenzaron a difundir los rumores de la muerte del animal.
El elefante, que según los responsables del parque gozaba de una gran inteligencia, hasta el punto de que se escondía habitualmente en los arbustos para ocultar sus inmensos colmillos de los cazadores, fue supuestamente acosado por cazadores armados con gafas de visión nocturna, motocicletas y ballestas.
Los restos del paquidermo, de 50 años de edad, presentaban señales de mutilación y sus colmillos, como se esperaban los responsables del parque, habían desaparecido.
"La noticia de la muerte de Satao supone un día triste para Kenia. Son noticias devastadoras para los elefantes y para quienes cuidan de ellos. No hicimos lo suficiente para salvarle y estamos fallando a su especie", hizo saber el Fondo de Protección Tsavo en un escueto comunicado.