Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Casa de la Historia Europea abre sus puertas en Bruselas para enfrentar al ciudadano a sus raíces y futuro

La Casa de la Historia Europea abre este fin de semana sus puertas en Bruselas para ofrecer una perspectiva del camino recorrido por el Viejo Continente, desde el "caos y la destrucción hasta la cohesión", con escenas de lo cotidiano, imágenes de la guerra y relatos de citas históricas, con el objetivo de enfrentar al ciudadano a sus raíces e invitar al debate sobre el rumbo futuro.
"Se trata de mostrar en esta casa las cosas que tenemos en común, los acontecimientos que hemos vivido juntos. No es solo la Casa de la Historia Europea, sin también el hogar de la identidad y memoria europea", ha declarado el presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, en la inauguración institucional del recinto.
Este nuevo proyecto se abrirá al público a partir de este sábado, 6 de mayo, fecha a partir de la cual los visitantes podrán recorrer de manera gratuita el museo y con la ayuda de una tableta multimedia con mensajes traducidos a las 24 lenguas de la Unión Europea.
El equipo de este proyecto, que echó a andar hace una década con el empuje del entonces presidente de la Eurocámara, el alemán Hans-Gert Poettinger, subraya que no han pretendido ser "profesores" que digan a la gente lo que deben pensar o las conclusiones que deben sacar de su vista, sino ayudarles a ver un mismo acontecimiento como lo hicieron distintos pueblos.
El museo combina en sus 4.000 metros de superficie obras originales y documentos prestados por museos de los Estados miembros o coleccionistas con material audiovisual que contextualiza la historia europea.
Conscientes de que la Historia europea es demasiado compleja como para definirla en la forma de una única identidad, los participantes del proyecto eligieron plantearlo como un encuentro de memoria cultural y reflexión y que sean quienes recorren el museo quienes saquen sus propias conclusiones.
"No estamos aquí para apuntar con el dedo y dar instrucciones políticas", recalcan los expertos, que avisan de que es un museo pensado para los ciudadanos que quieren aprender de la historia común y no para historiadores, investigadores o políticos.
La Casa de la Historia Europea se presenta también como plataforma de debate sobre el futuro y las amenazas que afronta el pueblo europeo, en pleno auge del euroescepticismo y de movimientos radicales, cuando la UE observa con cautela la inminente elección de nuevo presidente en Francia e inicia el proceso de divorcio de Reino Unido.
Precisamente en la última de las seis plantas del edificio que acoge el proyecto el espacio 'elogios y críticas' invita al individuo a cerrar la visita con un momento de reflexión y opinión.
En el mismo piso casi vacío, apenas dos vitrinas aluden a los hitos de la época más reciente: el Nobel de la Paz a la Unión Europea de 2012 y unas pegatinas y papeletas de la campaña del referéndum británico en el que se impuso el 'Brexit'.
Los primeros pisos son para una exposición temporal que ofrece la visión más costumbrista del Viejo Continente, con escenas de lo cotidiano para identificar el origen de las referencias culturales de cada uno.
Y el reto de un juego --'Tras la pista de mi Europa'-- para que cada visitante deje la huella de sus gustos, inquietudes e intereses en un mapa interactivo.
El proyecto se ha instalado en el edificio Eastman, en el parque Leopoldo vecino a la Eurocámara, que fue erigido en la década de los treinta para acoger una clínica odontológica para niños desfavorecidos y contó para ello con el apoyo del filántropo americano George Eastman.
En el diseño de la Casa de la Historia ha participado el grupo español Acciona, que ha desarrollado el guion expositivo a partir de los contenidos seleccionados por los expertos elegidos por la Eurocámara.