Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El portavoz de la Casa Blanca asegura que Trump "mantiene" su acusación sobre el espionaje de Obama contra él

El portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, ha subrayado este jueves que el presidente, Donald Trump, mantiene sus acusaciones sobre el supuesto espionaje ordenado por la Administración de Barack Obama durante la campaña previa a las elecciones de noviembre.
Las palabras de Spicer han tenido lugar horas después de que los principales líderes de la Comisión de Inteligencia del Senado de Estados Unidos han asegurado que no existen pruebas que avalen la denuncia del presidente.
"Con la información disponible, no vemos indicios de que la Torre Trump fuese objetivo de vigilancia por ningún elemento del Gobierno de Estados Unidos, antes o después de las elecciones", afirmaron el presidente de la Comisión, el republicano Richard Burr, y el 'número dos' de este órgano, el demócrata Mark Warner, en un comunicado conjunto.
Burr y Warner se sumaron así a las suspicacias expresadas el miércoles por sus homólogos en la Comisión de Inteligencia de la Cámara de Representantes.
El congresista republicano Devin Nunes advirtió de que, si se tienen en cuenta "literalmente" los 'tuits' de Trump, "el presidente estaba equivocado".
Las dudas de los responsables de Inteligencia de ambas cámaras han sido las últimas de una larga lista de suspicacias que tienen su origen en una serie de 'tuits' publicados el 4 de marzo por Trump. Entonces, y sin presentar pruebas, el presidente denunció pinchazos en la Torre Trump de Nueva York.
El presidente defendió el miércoles su acusación anunciando que, en las próximas dos semanas, saldrán a la luz informaciones "muy interesantes" relativas a este caso, si bien es cierto de que hasta el portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, ha tratado de suavizar las acusaciones.
Spicer matizó los "pinchazos" y aludió, en cambio, a actividades de vigilancia". Según el portavoz, Trump "no cree" que Obama "pinchase su teléfono personalmente".
De hecho, el portavoz de la Casa Blanca ha subrayado este jueves que Trump "mantiene" sus acusaciones, acusando a varios periodistas de malinterpretar las declaraciones de la Comisión de Inteligencia del Senado y de la Cámara de Representantes.
"Creo que hay una gran cantidad de información, que ya he detallado, sobre la actividad que tuvo lugar en las elecciones de 2016. No hay duda de que hubo técnicas de vigilancia", ha manifestado.
Spicer ha reiterado que "el presidente ha sido ya muy claro que no se refería específicamente a escuchas", argumentando que "lo puso entre comillas".
"Creo que volvemos a lo que es una premisa falsa. No es lo que dijo. Fue muy claro sobre ello cuando habló de ello ayer (por el miércoles)", ha remachado, ante las preguntas de los periodistas.