Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Caos en Brasil a dos días del Mundial

El lunes murió un hombre al derribarse parte de un monorraíl que iba a conectar el aeropuerto de Sao Paulo con la ciudad. Y aunque los trabajadores del Metro de Sao Paulo han suspendido la huelga, lo hacen solo hasta el próximo miércoles para favorecer las negociaciones con el Gobierno local. En medio de esta situación los enfrentamientos y protestas en las calles se suceden.

Los trabajadores del Metro de Sao Paulo han acordado en la noche de este lunes suspender temporalmente la huelga hasta el próximo miércoles para favorecer las negociaciones con el Gobierno local, aunque no descartan reanudarla el jueves si no se llega a algún acuerdo que satisfaga las demandas del sindicato mayoritario.
En este último supuesto, la jornada inaugural de la Copa del Mundo, que tendrá lugar en la ciudad Sao Paulo y enfrentará a las selecciones de Brasil y Croacia, podría verse afectada por esta huelga, que mantiene casi paralizado uno de los principales medios de transporte que conecta con el estadio Arena Corinthians.
Al menos 60 empleados del Metro de Sao Paulo han sido despedidos -en el quinto día consecutivo de huelga y a tres días del inicio del Mundial-.
El presidente del sindicato de trabajadores del Metro de Sao Paulo, Altino Prazeres, aseguraba entonces que se intentará dar marcha atrás a los despidos y ha advertido al gobernador del estado, Geraldo Alckmin Alckim, de que está "echando gasolina al fuego".
El Tribunal Regional Laboral (TRT) del estado de Sao Paulo declaró el pasado domingo ilegal la huelga indefinida de los trabajadores del Metro por considerarla "abusiva" e impuso una subida salarial del 8,7 por ciento, la misma que había ofertado la empresa y lejos del 12,2 por ciento que pedían los trabajadores.
Por otro lado, un trabajador del monorraíl que iba a unir el aeropuerto con Sao Paulo ha fallecido y otros dos han resultado heridos. La obra no estará lista.
Este nuevo accidente laboral en Brasil solo ha sido silenciado por las cuantiosas manifestaciones y protestas en las calles. Los brasileños denuncian que 100 millones de euros de dinero público se han despilfarrado  mientras la educación y la sanidad sigue bajo mínimos. Se ha gastado más dinero que en los dos mundiales de Alemania y Sudáfrica juntos. 
Se pintan las favelas contrarreloj pero la climatología tampoco ayuda... En Curitiba donde está la selección española, las lluvias han inundado los barrios más pobres. La Roja se plantea dejar el Estado de Paraná y buscar un cambio de residencia.