Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cae la tasa de mortalidad por el brote de cólera en Yemen, donde ya hay 1.817 muertos

La OMS pide cautela y sostiene que la situación sigue siendo "alarmante" y hay miles de nuevos enfermos a diario
El brote de cólera en Yemen deja ya 1.817 muertos y 362.545 casos sospechosos, según el último balance ofrecido por la Organización Mundial de la Salud (OMS), que ha resaltado como "positivo" que la tasa de mortalidad se está reduciendo.
Según ha explicado en su último informe sobre el brote, que comenzó el 27 de abril y afecta a 21 de las 23 provincias, la tasa de mortalidad a nivel nacional ha caído al 0,5 por ciento, muy por debajo del objetivo de menos del 1 por ciento.
Esto significa, ha precisado la OMS, que "el 99,5 por ciento de las personas presuntamente con cólera que acceden a servicios sanitarios sobreviven".
Además, ha añadido la agencia de la ONU, la vigilancia que se está llevando "confirma un declive en los casos sospechosos en las dos últimas semanas en algunas de las provincias más afectadas" como Amanat al Asimah, Amran y Saná.
No obstante, la OMS ha advertido de que "estos datos deberían interpretarse con cautela, dado el trabajo atrasado en el análisis de los casos sospechosos". La agencia de la ONU sigue observando la situación "para establecer si esta tendencia a la baja continúa en las próximas semanas".
Asimismo, ha subrayado que "incluso si el brote está comenzando a remitir en algunas zonas, miles de personas siguen enfermando cada día y la situación sigue siendo alarmante". "El brote de cólera en Yemen está lejos de haber terminado", ha recalcado la OMS, incidiendo en que "la estación de lluvias acaba de comenzar y podría incrementar el ritmo de transmisión".
Por ello, ha insistido en que "hacen falta esfuerzos sostenidos para frenar la propagación de esta enfermedad", que puede ser altamente mortal en caso de no recibir tratamiento.
LA CAMPAÑA DE VACUNACIÓN, POSPUESTA
Por otra parte, la OMS ha anunciado que la campaña de vacunación contra el cólera con una dosis prevista para julio y que iba a beneficiar a hasta un millón de personas, "ha sido pospuesta a petición de las autoridades sanitarias en favor de una campaña preventiva de dos dosis el próximo año que abarque a más población en los distritos de alto riesgo".
La agencia sanitaria ha justificado la decisión subrayando que "la situación evolucionó tan rápido que las vacunas no son una herramienta prioritaria a usar ahora mismo" sino que en lugar de ello se optará por incrementar otras intervenciones que tengan un mayor efecto como la concienciación comunitaria, las actividades de agua y saneamiento así como el tratamiento y gestión de los casos.