Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

CPJ denuncia que Ucrania ha impedido entrar a tres periodistas rusos que iban a informar sobre Eurovisión

El Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés) ha denunciado este jueves que las autoridades de Ucrania han impedido la entrada al país a tres periodistas rusos que viajaban a Kiev para cubrir el festival de Eurovisión.
Las autoridades fronterizas de Ucrania han bloqueado la entrada a las periodistas rusas Maria Remizova y Elena Boduen, corresponsales del diario ruso 'Komsomolskaya Pravda' y al fotoperiodista Ramil Sitdikov, que trabaja para la cadena RT.
Los tres periodistas estaban viajando a Ucrania para cubrir la final del festival musical de Eurovisión, que se celebra este sábado en la capital ucraniana, Kiev.
De acuerdo con 'Komsomolskaya Pravda', Remizova y Boduen se encontraban en un tren camino a Kiev el 7 de mayo cuando varios guardas fronterizos les pararon para comprobar sus documentos en el puesto de control de Konotop. Las dos periodistas fueron expulsadas del país después de pasar varias horas retenidas.
Según varios medios rusos, Boduen fue expulsada porque visitó la península de Crimea en 2014, poco después de la anexión del territorio ucraniano por parte de Rusia. El motivo detrás de la expulsión de Remizova, de acuerdo con los documentos proporcionados por las autoridades ucranianas, ha sido que la periodista ha cometido una "violación de la normativa fronteriza".
La legislación ucraniana establece que los extranjeros deben pedir permiso a las autoridades del país antes de entrar en la península de Crimea. Por su parte, el fotoperiodista de RT llegó a Kiev en avión desde Minsk (Bielorrusia) el 6 de mayo. Las autoridades fronterizas le detuvieron a los pocos minutos de aterrizar y le obligaron a volver a Rusia al día siguiente. Los tres periodistas tienen prohibida la entrada en Ucrania durante al menos tres años.