Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El CPJ denuncia que Gambia negó la entrada a siete periodistas internacionales

El Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ) ha denunciado este miércoles que las autoridades de Gambia negaron la entrada el lunes a siete periodistas internacionales que querían cubrir la toma de posesión del presidente electo, Adama Barrow, prevista para este jueves.
La toma de posesión de Barrow está en duda, ya que el presidente saliente, Yahya Jamé, se ha negado a abandonar el cargo tras apelar los resultados de las elecciones ante el Tribunal Supremo del país.
Pese a ello, un portavoz de Barrow ha aclarado que el líder opositor será investido este jueves, si bien no ha aclarado cómo. Fuentes diplomáticas han explicado que podría hacerlo en cualquier zona del territorio gambiano --no necesariamente en la capital-- o en una embajada en el extranjero.
"La legitimidad del Gobierno de Gambia depende firmemente de que la prensa pueda informar sobre la transición política en el país", ha valorado Peter Nkanga, representante del CPJ para África Occidental.
"Pedimos a las autoridades que permitan a todos los periodistas cubrir libremente los acontecimientos en Gambia", ha agregado. El CPJ ha recalcado que se trata de un "intento deliberado de silenciar a la prensa".
Los afectados por la decisión fueron cuatro periodistas de la cadena china CGTN, con base en Kenia; dos suecos de la agencia fotográfica Kontinent; y un periodista senegalés de la agencia francesa de noticias AFP.
Jamé se resiste a abandonar el poder, después de 22 años en el cargo, porque considera que el proceso electoral estuvo plagado de irregularidades. El presidente saliente, aún con mucha influencia, ha conseguido que el Parlamento prorrogue tres meses su mandato.
Los países de la región están presionando a Jamé para que abandone el cargo, y durante la jornada Senegal, Nigeria y Ghana han movilizado tropas de cara a una posible intervención en caso contrario.