Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El CPJ condena el asesinato de un periodista en la capital de Somalia

El Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ) ha condenado este martes el asesinato del periodista somalí Abdiaziz Alí, tiroteado en la capital del país, Somalia.
En su comunicado, el organismo ha pedido a las autoridades que investiguen "de forma creíble" el asesinato y que lleven "rápidamente" a los responsables ante la justicia.
Abukar Sheij, presidente de la emisora Radio Shabelle, para la que trabajaba Alí, ha afirmado que el periodista se dirigía a visitar a sus padres cuando fue tiroteado.
Por su parte, el jefe de la Policía somalí, Mohamed Nur, ha explicado que los atacantes huyeron de la escena del crimen antes de que los agentes pudieran llegar al lugar de los hechos.
El pasado mes de junio, supuestos milicianos de Al Shabaab asesinaron a tiros a otra periodista, Sagal Salad, que trabajaba para la emisora Radio Mogadiscio.
A finales de 2015, otra periodista de Radio Mogadiscio también murió a causa de un coche bomba en la capital. Los dos hombres acusados del ataque fueron condenados y ejecutados el pasado mes de abril.
"El asesinato del periodista somalí Abdiaziz Alí no debe convertirse en otra estadística en un país con un historial de no llevar ante la justicia a los asesinos de periodistas", ha dicho el representante del CPJ para África Oriental, Murithi Mustiga.
"Reclamamos a las autoridades somalíes que no dejen una piedra sin mover para determinar los motivos de los asesinatos de Abdiaziz y Sagal y para encontrar y juzgar a los responsables", ha remachado.
Somalia lleva sumida en la inestabilidad y en los conflictos armados desde principios de los años 90, cuando el dictador militar Mohamed Siad Barre fue destituido de su cargo por un golpe de Estado. Desde entonces, la violencia ha azotado el país, cuya población sufre una de las peores crisis humanitarias del mundo.
Los asesinatos de periodistas en Somalia son frecuentes y por lo general, son obra del grupo terrorista Al Shabaab, vinculado a Al Qaeda y que lucha contra el Gobierno somalí con el objetivo de imponer su propio califato islámico.
El Ejército de Somalia, ayudado por las fuerzas de la Misión de la Unión Africana en Somalia (AMISOM), combate a las fuerzas de Al Shabaab, cuyo objetivo es derrocar al Gobierno e instaurar la ley islámica en su versión más radical.