Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El CNE rechaza las críticas de los gobiernos regionales a las condiciones para el revocatorio

El Consejo Nacional Electoral (CNE) de Venezuela ha rechazado las críticas de los ministros de Exteriores de Argentina, Paraguay, México, Brasil, Chile y Perú a las condiciones impuestas para que se celebre el referéndum con el que la oposición pretende revocar el mandato presidencial de Nicolás Maduro.
Los cancilleres emitieron el jueves un comunicado conjunto en el que criticaron "la decisión del CNE fechada el 21 de septiembre que, entre otros aspectos, implica un método determinado para la recolección del 20 por ciento del padrón y que tiene el efecto de postergar la realización del referendo revocatorio hasta 2017".
El CNE ha reaccionado este viernes en otro comunicado subrayando que la afirmación sobre este supuesto retraso "es falsa y desconoce el marco jurídico venezolano, siendo una grosera intromisión en los asuntos internos" de la nación caribeña.
"El CNE expresa su repudio por la clara ignorancia del contenido y alcance de las decisiones adoptadas por este Poder Público", ha dicho, al tiempo que ha insistido en que "todo lo relativo a la solicitud presentada (para el referéndum revocatorio) ha sido oportunamente difundido y conocido por el pueblo venezolano".
Así, ha urgido a los cancilleres "a la revisión despartidizada y responsable de la amplia información oficial disponible" que --según sostiene-- demuestra que ha actuado "en estricto apego a la Constitución de la República".
El CNE ha anunciado que entre el 26 y el 28 de octubre se celebrará la segunda fase de la consulta popular para recoger las firmas y huellas dactilares del 20 por ciento del censo electoral de cada estado venezolano, en lugar del 20 por ciento del censo electoral nacional, como establece la Carta Magna.
La Mesa de Unidad Democrática (MUD) --coalición opositora-- ha denunciado la "inconstitucionalidad" de esta decisión del CNE y ha anunciado una nueva ofensiva de movilizaciones nacionales que arrancará el próximo 12 de octubre.
REFERÉNDUM REVOCATORIO
El pasado 1 de agosto el CNE anunció, después de varios meses de espera, que, de las 400.000 firmas entregadas por la MUD para activar el revocatorio, el 98 por ciento son válidas, --frente a las 200.000 necesarias--, por lo que dio por concluida la primera etapa.
El CNE ha apuntado al 26, 27 y 28 de octubre como fecha para la segunda fase, en la que la MUD debe recabar las firmas y huellas dactilares del 20 por ciento de los votantes registrados --unos cuatro millones de venezolanos-- en el plazo máximo de tres días.
Transcurrido el plazo de tres días, el CNE tiene otros 15 para autenticar los apoyos o rechazarlos, como ya hizo en 2004 con el referéndum revocatorio que se planteó entonces contra el fallecido presidente venezolano Hugo Chávez.
Si el CNE da su 'placet', debe convocar el revocatorio en los 90 días siguientes. Para que el mandato presidencial llegue a su fin deben votar a favor un número igual o superior de electores a los que apoyaron la elección, en el caso de Maduro 7,5 millones, con una participación mínima del 25 por ciento, unos 4,8 millones.
La MUD ha protagonizado multitudinarias protestas para aumentar la presión sobre el CNE porque si el referéndum se convoca después del 10 de enero de 2017, aunque Maduro sea cesado en las urnas no habrá elecciones anticipadas, sino que el vicepresidente, Aristóbulo Istúriz, gobernará hasta 2019.