Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El CNE estima que las elecciones de los integrantes a la Constituyente podría celebrarse en julio

La presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE) de Venezuela, Tibisay Lucena, ha informado de que las elecciones para elegir a los integrantes de la Asamblea Constituyente podrían celebrarse a finales del próximo mes de julio.
Poco antes, en un comunicado, el CNE ha anunciado que ya ha recibido las bases de la propuesta presentada por el presidente, Nicolás Maduro, para convocar la Constituyente que deberá redactar una nueva Carta Magna.
Maduro anunció previamente que la Constituyente estará formada por 540 miembros elegidos en función de los territorios y de ocho sectores sociales --trabajadores, pescadores y campesinos, estudiantes, discapacitados, indígenas, pensionistas, empresarios y comunas--.
El CNE ha explicado que tanto Maduro como los integrantes de la comisión presidencial para la convocatoria de la Constituyente han acudido este martes a la sede del organismo para entregar el decreto, aprobado por el consejo de Ministros, que fija las condiciones del proceso para postular a los integrantes de la misma.
El presidente ha explicado que el objetivo es que se postulen miles de candidatos "para que sean los propios sectores sociales los que elijan, a través del voto universal directo y secreto, a los 540 integrantes de la soberana y originaria Asamblea Constituyente".
En este contexto, el jefe de Estado ha agradecido a la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) por haberse aceptado reunido con la comisión, encuentro en el que se ha "abierto un puente" para empezar a trabajar, y ha criticado a algunos sectores que se han negado a reunirse con la misma.
Maduro ha leído durante un acto público en Caracas el documento antes de presentarlo al CNE para solicitar la puesta en marcha de un proyecto que ha sido duramente criticado desde la oposición, que ha acusado al mandatario de tratar de consolidar un "autogolpe" de Estado.
Para Maduro, sin embargo, por una parte está el Gobierno, que quiere la paz y apuesta por "vías electorales", y "los que quieren violencia". "Tenemos que votar, tenemos que ganar. La Constituyente es nuestro camino a la paz", ha destacado al presentar las directrices de su iniciativa, según informan los medios venezolanos.
El presidente ha explicado que esta asamblea estará integrada por 540 personas que serán elegidas manera directa y universal, a nivel territorial y sectorial. En todos los municipios del país se elegirá de forma nominal a un representante ante la Constituyente, a excepción de las capitales estatales que contarán con dos, mientras que los representantes sociales serán designados a partir de listas.
El decreto leído por Maduro ha sido respondido de forma inmediata por su antiguo rival presidencial Henrique Capriles, que ha instado desde Twitter a los venezolanos a "desobedecer el fraude madurista" y no reconocer la Asamblea Constituyente.
El gobernador de Miranda ha citado como aval dos artículos de la actual Constitución, entre ellos uno que permite a la ciudadanía desconocer un régimen antidemocrático o que menoscabe los Derechos Humanos.