Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El CNE acepta auditar el 100% de los votos emitidos en las elecciones presidenciales

El Consejo Nacional Electoral (CNE) de Venezuela auditará el cien por cien de los votos emitidos en las elecciones presidenciales del pasado domingo, tal y como ha solicitado la oposición, según ha informado su presidenta, Tibisay Lucena. En medio del clima de división política, el presidente electo de Venezuela, Nicolás Maduro, tomará posesión este viernes de su cargo en un acto que se celebrará en el Palacio Legislativo de Caracas.

El Consejo Electoral Nacional ha anunciado que auditará el 46 por ciento de los votos que quedan, las que faltaban para que el recuento sea total, después de que al término de la jornada electoral ya se auditara el 54 por ciento de los mismos por obligación legal.
Capriles acepta que se recuenten esas 12.000 urnas, según sus cálculos y asegura que estará presente en la auditoria. Al mismo tiempo, ha pedido al Gobierno venezolano que cese en sus persecuciones y hace un llamamiento para que la paz regrese al país.
Mientras prosiguen los enfrentamientos en distintos puntos, como estos en Valencia y todo ello a pocas horas de la investidura de Maduro como presidente.
Toma de posesión
Maduro tomará posesión en un acto que se celebrará en el Palacio Legislativo de Caracas. El presidente electo se alzó como vencedor de los comicios por una diferencia de un 1,5 por ciento y de más de 260.000 votos, un triunfo certificado por el Consejo Nacional Electoral (CNE) pero que la oposición se ha negado a reconocer.
En medio de denuncias de fraude y de irregularidades, la presidenta del CNE, Tibisay Lucena, proclamó el lunes a Maduro ganador de los comicios en una ceremonia en la que el chavismo intentó demostrar una defensa cerrada del nuevo presidente.
Disturbios en las manifestaciones
Mientras, Capriles convocó a todos sus simpatizantes a manifestarse en las calles para reclamar un recuento de los votos. Las protestas derivaron en disturbios que han dejado como saldo ocho simpatizantes oficialistas muertos. Desde entonces, ambas facciones han ido aumentado el tono de sus declaraciones y el agravamiento de la crisis no parece tener fin.
Maduro asegura que "el candidato de la derecha y de la burguesía", en referencia a Capriles, ha dirigido un "golpe de Estado" que el chavismo y "el pueblo" han conseguido abortar. Por su parte, el aspirante opositor se niega a admitir al "ilegítimo" presidente electo.