Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El CNE aplaza al lunes su pronunciamiento sobre la recogida de firmas para el revocatorio

El Consejo Nacional Electoral (CNE) ha anunciado este jueves que aplaza al lunes su pronunciamiento sobre las condiciones de la recogida del 20 por ciento de firmas para activar el revocatorio contra el presidente, Nicolás Maduro.
En su comunicado, el organismo ha afirmado que suspende las actividades en sus sedes durante la jornada del viernes debido a "amenazas", recalcando que "no acepta presiones".
Así, ha detallado que la medida ha sido aprobada debido a las manifestaciones convocadas por la oposición frente a sus sedes.
"Las rectoras y el rector iniciaron este miércoles la revisión del proceso de recolección de 20 por ciento de manifestaciones de voluntad para una posible activación de un referendo revocatorio presidencial y que debió terminar este viernes", ha recordado.
"Tras la decisión, el tema solo podrá ser retomado el próximo lunes", ha agregado, recalcando que "es la tercera vez en la que, ante posibles hechos de violencia, el Poder Electoral se ve obligado a suspender sus actividades".
El secretario ejecutivo de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), Jesús 'Chúo' Torrealba, anunció el lunes que la jornada de protestas se aplazaba al viernes, después de que el CNE aplazara a ese día su pronunciamiento.
El pasado 1 de agosto el CNE anunció, después de varios meses de espera, que, de las 400.000 firmas entregadas por la MUD para activar el revocatorio, el 98 por ciento son válidas, --frente a las 200.000 necesarias--, por lo que dio por concluida la primera etapa.
El CNE ha apuntado a octubre como posible fecha para que dé comienzo la segunda fase, en la que la MUD debe recabar las firmas y huellas dactilares del 20 por ciento de los votantes registrados --unos cuatro millones de venezolanos-- en el plazo máximo de tres días.
Transcurrido el plazo de tres días, el CNE tiene otros 15 para autenticar los apoyos o rechazarlos, como ya hizo en 2004 con el referéndum revocatorio que se planteó entonces contra el fallecido presidente venezolano Hugo Chávez.
Si el CNE da su 'placet', debe convocar el revocatorio en los 90 días siguientes. Para que el mandato presidencial llegue a su fin deben votar a favor un número igual o superior de electores a los que apoyaron la elección, en el caso de Maduro 7,5 millones, con una participación mínima del 25 por ciento, unos 4,8 millones.
La MUD exige acelerar el proceso porque si el referéndum se convoca después del 10 de enero de 2017, aunque Maduro sea cesado en las urnas no habrá elecciones anticipadas, sino que el vicepresidente, Aristóbulo Istúriz, gobernará hasta 2019.