Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La CEPAL estima el crecimiento económico en América Latina en un 1,3%, tras dos años de contracción

Las proyecciones realizadas por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) estiman que la región tendrá un crecimiento de un 1,3 por ciento el próximo año, después de dos de contracción.
En su último informe, presentado en Santiago de Chile, han realizado un balance preliminar de las economías regionales insistiendo en la necesidad de dinamizar el impulso de la inversión público-privada con el objetivo de retomar el crecimiento de corto y largo plazo.
Si bien la proyección supone un crecimiento lento, supone una mejora con respecto a los últimos dos años. Según los datos incluidos en el informe, los países de Centroamérica terminarán 2016 con un crecimiento del 3,6 por ciento, mientras que los de Sudamérica y Caribe caerán a un -2,4 por ciento y un 1,7 por ciento, respectivamente.
No obstante, la mejora de los precios de las materias primas y el aumento de la actividad turística podrían generar una mejora en 2017.
Asimismo, el organismo ha recomendado que reduzcan la evasión fiscal, que alcanza ya el 6,7 por ciento del producto interior bruto (PIB) regional, así como tener cautela en el gasto público, revisar la estructura de subsidios e incentivos y reorientar hacia la promoción de inversiones y gasto social esencial.
Este mismo miércoles, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) ha publicado su último informe sobre la región, señalando que la tasa de desempleo en los países de América Latina y el Caribe ha alcanzado un 8,1 por ciento en 2016, convirtiéndose en el nivel más alto en una década.
No obstante, ha advertido de que la situación aún puede empeorar, ya que si se cumplen las proyecciones de crecimiento lento para el próximo año, el paro podría situarse en un 8,4 por ciento.