Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La CEDEAO advierte de que el cambio de postura de Jamé amenaza la paz no sólo en Gambia sino en toda la región

La presidenta de la Comunidad Económica de Estados del África Occidental (CEDEAO), Ellen Johnson Sirleaf, ha condenado este domingo el cambio de postura del presidente saliente de Gambia, Yahya Jamé, sobre los resultados de las elecciones de la semana pasada y ha advertido de que esta actitud amenaza la paz no sólo en el país sino en toda la subregión de África Occidental.
Sirleaf, que además de dirigir el bloque regional es presidenta de Liberia, se ha mostrado "profundamente preocupada" por la situación que vive el país tras la "inaceptable" actitud de Jamé que, después de haber aceptado inicialmente su derrota y la victoria del líder de la oposición, Adama Barrow, ahora ha decidido retractarse e impugnar los resultados ante el Tribunal Supremo.
En este contexto, ha insistido en que la voluntad del pueblo de Gambia, expresada libremente en el ejercicio de su derecho al voto, debe ser respetada, tanto por el presidente saliente como por los altos cargos de su Gobierno, sin ninguna condición previa.
"En el siglo XXI, entre los líderes ya no hay lugar para la selección, para aceptar sólo los resultados que le dan a uno el mandato y negar los que se lo retiran, especialmente cuando los procedimientos y modalidades electorales se han aplicado de manera similar", ha criticado la presidenta, según declaraciones recogidas por el diario 'Jollof News'.
En este contexto, Sirleaf ha pedido a Jamé que haga lo correcto y dé pasos para facilitar una transición pacífica del poder respetando los resultados, recordando que la actitud inicial de Jamé fue "aplaudida" por toda la comunidad internacional.
Asimismo, ha pedido al presidente electo que haga uso de la moderación, subrayando que él también tiene la responsabilidad de actuar con madurez con el objetivo e interés de preservar la paz y la calma en el país, y ha instado al pueblo a mantener la calma hasta que esta crisis se solucione.
CAMBIO DE POSTURA
Jamé se retractó este viernes, rechazando los resultados de las elecciones presidenciales, celebradas el pasado 1 de diciembre.
En un discurso televisado en la cadena estatal, Jamé aseguró que su equipo había realizado una investigación en torno a los comicios, revelando numerosas discrepancias y "errores inaceptables" por parte de la comisión electoral, por lo que ha rechazado los resultados "en su totalidad".
Jamé, de 51 años, ha gobernado en el país africano desde julio de 1994; sin embargo, Adama Barrow fue declarado vencedor de los comicios con un recuento inicial de 263.515 votos (un 45,5 por ciento de las papeletas), frente a los 212.099 (un 36,7 por ciento) que obtuvo Jamé, poniendo así punto y final a 22 años de mandato en el país africano.
Los resultados definitivos de la comisión corrigen estas cifras, asegurando que Barrow obtuvo 227.708 (43 por ciento) votos, frente a los 208.487 (40 por ciento).
Tras los primeros resultados, Jamé aceptó su derrota e incluso realizó una llamada telefónica para felicitarle.
"Te llamo para desearte lo mejor", afirmó entonces Jamé. "El pueblo ha hablado y no tengo ninguna razón para refutar la voluntad del todopoderoso Alá", continuó.
Jamé se ofreció incluso a ayudar a Barrow "en su período de transición". "El país estará en tus manos desde enero y te garantizo mi ayuda en tu transición, no en la selección de quién estará en tu Gobierno, pero tendrás que trabajar conmigo cuando me vaya y te entregue la casa del Estado", afirmó.