Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bulgaria trasladará a los refugiados amotinados en Harmanli a campos de acceso restringido

Las autoridades de Bulgaria trasladarán a los inmigrantes que han participado en enfrentamientos contra las fuerzas de seguridad a campos de acceso restringido, según ha anunciado el primer ministro búlgaro, Boiko Borisov, que ha asegurado que el proceso de extradición se iniciará lo antes posible.
Más de 400 solicitantes de asilo, que denunciaban el alto nivel de ocupación del campo, fueron detenidos este jueves después de enfrentarse a la Policía en la ciudad de Harmanli, en el este del país.
Las fuerzas de seguridad utilizaron cañones de agua para sofocar el levantamiento, que se saldó con varios heridos. "Estoy muy preocupado, no queda ni una sola ventana en buen estado. Se trata de actos de vandalismo y los responsables deberán rendir cuentas ante la justicia", ha aseverado Borisov.
"En base al acuerdo firmado entre la Unión Europea y Afganistán, esperamos comenzar con las labores de extradición en diciembre. Todos aquellos que hayan actuado con brutalidad serán trasladado a campos de acceso restringido", ha señalado el primer ministro.
Al menos un millón de inmigrantes y refugiados han llegado a Europa durante los últimos quince meses, la mayoría provenientes de Afganistán, Siria e Irak. Algunos han accedido a Bulgaria a través de Turquía.
CERRAR EL CAMPO
Borisov ha instado a los residentes de Harmanli a permanecer en calma y evitar provocar cualquier tipo de incidente que involucre a los refugiados. Sin embargo, un grupo de residentes ha exigido que se cierre el campo.
"La situación es insostenible los fines de semana. Van en grandes grupos al mercado y cogen frutas y verduras sin pagar. Este campo debe ser cerrado", ha aseverado Rusi Stoev, un residente.
La semana pasada varios grupos de personas, lideradas por los partidos nacionalistas, se manifestaron a favor del cierre del campo después de que los medios de comunicación informaran de que los inmigrantes sufren enfermedades cutáneas contagiosas.
Las autoridades de Bulgaria han desplegado una alambrada en la frontera con Turquía y han aumentado el nivel de los controles para impedir la llegada inmigrantes.
Más de 17.000 personas han sido detenidas este año, un tercio menos de la cifra registrada en los diez primeros meses de 2015. A pesar de que el número continúa descendiendo, los nacionalistas se han manifestado y han instado al gobierno a cerrar todos los centros de refugiados.
Muchos de los inmigrantes del campo de Harmanli han solicitado ser trasladados a Serbia. Sin embargo, la ministra del Interior búlgara, Rumiana Bacharova, ha indicado que eso sería inviable y ha desplegado más agentes en la zona.