Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bulgaria extradita a España a tres hombres que intentaron incorporarse al EI

Un tribunal de la ciudad búlgara de Haskovo ha aprobado la extradición a España de tres residentes en Barcelona, dos marroquíes y un brasileño, detenidos el pasado diciembre cuando se disponían a cruzar la frontera con Turquía, presuntamente para dirigirse a Siria y unirse al grupo terrorista Estado Islámico (EI).

Según ha informado el diario 'Sofía Globe', los detenidos son Tafik Malhoch, de 24 años, y Mohamed El Gabro, de 27, que viajaban con pasaportes marroquíes; y Ribeiro Guimarães, de 18 y con pasaporte brasileño. Fueron detenidos el 15 de diciembre en el punto fronterizo Kapitan Andreevo, entre Bulgaria y Turquía.
Las autoridades españolas habían emitido una orden internacional de arresto a través de Interpol, según detalló el pasado diciembre, cuando se conoció su detención, el consejero de Interior de la Generalitat, Ramon Espadaler. Los detenidos vivían en Terrassa, Sabadell y Monistrol de Montserrat (Barcelona) con permiso de residencia.
Espadaler explicó entonces que los Mossos d'Esquadra los investigaban y en junio detectaron su radicalización, sobre la que hacían "apología" en las redes sociales. También precisó que a los sospechosos no se les detuvo antes de salir de España porque los investigadores "no tenían la certeza de que quisieran integrarse" en el EI, pero que en cuanto la tuvieron cursaron la orden de detención.
Según la prensa búlgara, los detenidos negaron cualquier intención de delinquir y afirmaron que sólo querían ir de vacaciones a Estambul. Espadaler relató en su día que los detenidos llegaron a Bulgaria en coche, atravesando Francia, Italia, Eslovenia, Rumanía y Hungría.
También precisó que el más joven de los tres detenidos, el brasileño, es el que más tiempo llevaba en España, había tenido trabajo en hostelería (aunque ahora estaba en paro) y se había convertido al Islam. Uno de los dos marroquíes tenía antecedentes penales por hurto y contra el patrimonio, y el otro estaba cursando un módulo de carpintería.
No consta que familiares ni amigos formen parte de ningún grupo yihadista, y la policía no dio más datos sobre si investiga si alguien de su entorno podría seguir su mismo camino.
Según las cifras de la Generalitat, en el último año, una veintena de personas que han hecho el mismo viaje desde Cataluña para unirse al Estado Islámico. "Algunos han llegado a alistarse y no nos consta que ninguno haya regresado", precisó el consejero.