Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

España cuestiona las cuotas de inmigrantes impuestas por Bruselas y pide que sean voluntarias

5.800 rescatados en aguas del Mediterráneo en un solo fin de semanaReuters

España pide que las cuotas de demandantes de asilo que ha propuesto la Comisión para aliviar la presión que sufren Italia y Grecia por la crisis migratoria en el Mediterráneo sean voluntarias en lugar de obligatorias y que se cambien los criterios de reparto para tener en cuenta los esfuerzos en materia de control de fronteras y la capacidad de integración de cada Estado miembro, según han explicado fuentes diplomáticas.

Bruselas ha propuesto repartir a un total de 40.000 demandantes de asilo llegados a Italia y Grecia entre el resto de Estados miembros mediante un sistema de cuotas obligatorias que se basa en cuatro criterios: la población, el PIB, los esfuerzos pasados y la tasa de paro. A España le ha adjudicado un total de 4.288, mientras que Alemania y Francia son los países con mayor cuota asignada (8.763 y 6.752, respectivamente).
El Gobierno español está dispuesto a ser "solidario" para hacer frente a la crisis migratoria en el Mediterráneo, pero tiene "serias dudas" sobre el mecanismo de reparto propuesto por Bruselas porque "ni es voluntario ni afecta a todos", ya que Reino Unido, Irlanda y Dinamarca se benefician de exenciones. Tampoco está convencido de que la cifra de 40.000 refugiados a repartir "tenga una justificación lógica".
En cuanto a los criterios para calcular las cuotas, España considera que "no son equilibrados ni justos porque no tienen en cuenta ni el esfuerzo en materia de inmigración y control de fronteras ni la capacidad de integración en las condiciones de crisis económica en que vivimos". Además, avisa de que fijar un sistema de reparto de refugiados permanente y automático como sugiere la Comisión "genera un efecto llamada".
La alternativa, según las fuentes consultadas, podría ser que cada Estado miembro ofrezca sus propias cuotas de forma voluntaria, o que la propuesta de Bruselas "sea una recomendación" y no obligatoria. "Hay una mayoría de países que quieren que sea voluntario", sostienen.
En cuanto a los criterios de reparto, cada Estado miembro defiende posiciones distintas. Así, Francia y Alemania quieren que tenga un mayor peso el esfuerzo realizado en el pasado en materia de refugiados, mientras que Holanda reclama que se considere la densidad de población. "Las negociaciones serán muy complicadas" y no cabe descartar que la propuesta acabe abandonándose, según las fuentes consultadas, que ven imposible un acuerdo en junio ni en la reunión de ministros del Interior del 15 y 16 ni en la cumbre de líderes europeos de finales de mes.
En todo caso, España cree que el reparto de refugiados no puede abordarse de forma aislada sino que "lo fundamental es parar el flujo" mediante una mayor cooperación con los países de origen.