Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bruselas dice que la violencia en alta mar es "muy lamentable" tras una pregunta sobre las denuncias de Proactiva

La Comisión Europea ha asegurado este miércoles que la violencia en alta mar es "muy lamentable" y "condenable" en cualquier circunstancia, pero ha evitado pronunciarse específicamente sobre el caso de la ONG Proactiva Open Arms, que denunció este martes que la Guardia Costera libia había amenazado a uno de sus barcos efectuando disparos al aire.
La portavoz del Ejecutivo comunitario Catherine Ray ha afirmado que Bruselas está al tanto de este caso pero carece por el momento de información "sobre las circunstancias" del incidente, por lo que ha evitado hacer comentarios.
"Pero sean cuales sean las circunstancias, es evidente que cualquier violencia en alta mar es sumamente lamentable", ha afirmado la portavoz.
En cualquier caso, Ray ha destacado que la Unión Europea no financia a los guardacostas libios si no que "forma a algunos de ellos precisamente para fortalecer su habilidad para controlar mejor la frontera libia respetando siempre la legislación internacional y los Derechos Humanos".
"Nuestra prioridad es salvar vidas en el mar en el la ruta del Mediterráneo, cortar el contrabando y las redes de tráfico y dar protección a aquellos que lo necesita. La violencia claramente se debe condenar", ha zanjado.
El fundador de Proactiva Open Arms, Óscar Camps, denunció este martes que un barco "fascista" - en referencia al barco C-Star, fletado por activistas de extrema derecha - les ha estado interrumpiendo las tareas de búsqueda por radio, lanzándoles amenazas y difamándoles, "utilizando casualmente el mismo discurso de la Guardia Costera Libia", "entrenada y financiada con dinero de la UE" y que también "amenaza" y "dispara al aire" cerca de su barco cuando está "fuera de aguas internacionales".
Camps también denunció que su buque, el 'Golfo Azzurro', llevaba más de 48 horas en aguas internacionales con varios inmigrantes rescatados a bordo porque tanto las autoridades de Italia como las de Malta no le autorizaban a atracar en sus puertos para desembarcar a esas personas.
Con respecto a esta cuestión, la Comisión Europea ha señalado que también es consciente del "incidente" pero no dispone de información "sobre las especificidades del caso". No obstante, ha apuntado que la "coordinación y la cooperación entre Estados miembros es esencial" y "tiene que tener lugar en línea con el Derecho internacional del mar".