Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bruselas presenta su nueva estrategia para apoyar el proceso de paz y atajar la corrupción en Afganistán

La Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Federica Mogherini, y la Comisión Europea han presentado este lunes una nueva estrategia europea para apoyar el proceso de paz y reconciliación en Afganistán y ayudar al país a atajar la corrupción y mejorar la situación de los Derechos Humanos.
"En los últimos años, Afganistán se ha enfrentado al deterioro de la situación de seguridad y el aumento de la presión insurgente y terrorista", avisan ambas instituciones en el documento conjunto que propone una nueva estrategia de la UE para Afganistán.
En un comunicado separado, el Servicio Diplomático de la UE se ha solidarizado por los atentados de este domingo y lunes respectivamente en la provincia de Ghor y en Kabul, que suponen un intento de "socavar" el proceso de paz "difícil" por parte de quienes se oponen al mismo, y ha avisado de que los atentados contra civiles, "especialmente doctores y pacientes en un hospital, son una violación clara del Derecho Humanitario internacional".
Bruselas alerta en su estrategia no solo de la creciente volatilidad de la seguridad sino también de la economía "frágil" y la "gobernanza débil" que lastran a Afganistán, donde constata que pese a "algunas mejoras, las instituciones democráticas y el marco legal para las elecciones todavía son débiles".
Además, "los Derechos Humanos son precarios, en particular en relación con las mujeres y los niños" y hay riesgo de que se revierta el avance socioeconómico de los últimos años, que se suma a la "enorme presión" que vive el país por el regreso de afganos, especialmente de Pakistán e Irán. "El riesgo de que este progreso se erosione es aparente", avisan en el documento.
En este contexto, la UE propone centrar la nueva estrategia en cuatro objetivos como son promover la paz, la estabilidad y la paz regional y reforzar la democracia, el Estado de Derecho, los derechos humanos y el buen gobierno, así como el empoderamiento de las mujeres. El tercer objetivo se centra en apoyar el desarrollo económico y el cuarto objetivo hacer frente al desafío migratorio.
"El aumento de la inseguridad, junto con la falta de perspectiva económica ha llevado a muchos afganos a abandonar el país, desencadenando un aumento del flujo de inmigración irregular, especialmente hacia Europa", han avisan en el documento.
Además de apoyar un proceso de paz y reconciliación liderado por los propios afganos, la UE plantea en su estrategia garantizar la implicación de la UE en iniciativas de paz regional e internacionales y promover el consenso a nivel regional y apoyar a Afganistán en la lucha contra el narcotráfico, la financiación del terrorismo y en el refuerzo de la lucha contra la corrupción, incluido la cooperación para combatir el fraude que afecta a los fondos de la UE para Afganistán.
También propone apoyar la reforma del sector de seguridad, en sus aspectos civiles y la profesionalización de la Policía, incluido atajar el problema de corrupción en la fuerza.
Con el objetivo de promover la democracia y los Derechos Humanos en el país, la UE plantea ayudar a reformar el sistema electoral del país, desarrollar un diálogo sobre Derechos Humanos con Afganistán y ayudarle a elaborar las legislaciones relevantes sobre Derechos Humanos, apoyar a la sociedad civil afgana y apoyar medidas adicionales para combatir la violencia contra las mujeres y garantizar la protección de los menores.
A fin de apoyar el desarrollo socioeconómico en Afganistán, la UE propone apoyar la cooperación económica entre Kabul y sus vecinos, reforzar el papel de la economía rural y la agricultura como motores principales de empleo y del sector privado y aumentar el apoyo de las instituciones financieras internacionales, incluido el Banco Europeo de Inversiones, para desarrollar las infraestructuras en el país y reformar sectores clave como la minería.
En materia de inmigración, la UE avanza su intención de garantizar la "plena" aplicación del acuerdo que selló con Afganistán para atajar la inmigración irregular y en base a ello explorará "la posibilidad de negociar un acuerdo de readmisión" de inmigrantes irregulares.
La UE apoyará la reintegración de los retornados afganos, tanto de la UE como de los países vecinos y también se compromete a apoyar a Kabul a ofrecer "alternativas" a la inmigración irregular y para combatir el tráfico humano, incluido mediante el refuerzo de los controles fronterizos.