Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bruselas pide a los partidos de Macedonia que trabajen para devolver al país a la senda de la UE

La Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Federica Mogherini, y el comisario de Ampliación, Johannes Hahn, han celebrado el nombramiento del nuevo Gobierno en Macedonia y han reclamado a todas las fuerzas políticas que "dejen de lado sus divisiones" y trabajen para "devolver al país en su camino hacia la integración europea".
Ambos han dejado claro que el bloque espera que "todos" los partidos con representación parlamentaria "dejen de lado sus divisiones ahora y trabajen conjuntamente" para poner en marcha "una agenda común de reformas" en beneficio de todo el país.
"Esto también es esencial para devolver al país en su camino hacia la integración europea, un proceso que los ciudadanos quieren y merecen", han remachado en un comunicado conjunto.
Mogherini y Hahn han dado la bienvenida al nombramiento del nuevo Gobierno encabezado por el primer ministro, Zoran Zaev, con el que "la Unión Europea está dispuesta a apoyar", así como con la oposición, para aplicar "constructivamente" todos los elementos del acuerdo Przino mediado por la UE para tratar de salir de la crisis política en el país y las reformas prioritarias acordadas.
El Parlamento de Macedonia respaldó este miércoles al nuevo Gobierno, presidido por el líder de la socialdemocracia, que se espera que ponga fin a los dos años de crisis política en el país y que dé pasos hacia la entrada de Macedonia tanto en la Unión Europea como en la OTAN.
Los socialdemócratas alcanzaron un acuerdo de gobierno con los partidos de la minoría albanesa tras las elecciones de diciembre. El presidente Gjorge Ivanov, rechazó entonces encargarles la formación del Gobierno por temor a que los albaneses consiguieran una mayor autonomía, aunque cinco meses después ha acabado cediendo ante el bloqueo político en el país.
La elección de Talat Xhaferi, de etnia albanesa, como presidente del Parlamento macedonio incitó a los nacionalistas a asaltar el edificio, donde atacaron a los parlamentarios y a la prensa. Más de 100 personas resultaron heridas y tanto la Unión Europea como la OTAN condenaron la violencia.
De los 25 ministros del Gobierno de Zaev, siete forman parte de la minoría albanesa, que representa a un tercio de la población del país.