Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bruselas anuncia 150 millones para ayudar a refugiados a alquilar pisos y sacarles de los campamentos en Grecia

ACNUR avisa de que la situación en Samos, Lesbos y Chios es más tensa y hay que acelerar traslados
La Comisión Europea destinará 151 millones de euros para ayudar a hasta 30.000 refugiados en Grecia a alquilar apartamentos y sacarles de los campamentos y darles una prestación mensual a través de una tarjeta de débito para comprar alimentos y medicinas, en el marco del nuevo programa de Ayuda de Emergencia para Integración y Alojamiento (ESTIA, por sus siglas en inglés), lanzado este jueves en Atenas.
En concreto, el Ejecutivo comunitario destinará una partida de 93,5 millones de euros para facilitar el alquiler de alojamientos para hasta 30.000 refugiados a través de un proyecto contratado con el Alto Comisionado de la ONU de Apoyo a los Refugiados (ACNUR).
En un primer momento cubrirá el alojamiento de 22.000 refugiados y antes de finales de año se aumentará hasta los 30.000. Alrededor de 2.000 plazas se ubicarán en las islas griegas y el resto en las ciudades y municipios de la Grecia continental.
Otros 57,6 millones costearán asignaciones o prestaciones financieras mensuales predefinidas a través de tarjetas de débito con el objetivo de ayudarles a cubrir sus necesidades básicas como alimentos, medicamentos y transporte. Las ayudas estarán en línea con las asignaciones nacionales y tendrán en cuenta el tamaño de las familias. El proyecto también se llevará a cabo a través de ACNUR en el marco del programa ESTIA, que en total está dotado de 151,1 millones de euros de presupuesto europeo.
"Una cosa es quedarse en un campamento y otra cosa es quedarse en un apartamento con dignidad", ha resumido el comisario de Ayuda Humanitaria, Christos Stylianides, en rueda de prensa en Atenas para lanzar el nuevo programa en la que ha insistido en la necesidad de procurar a los refugiados "alojamientos adecuados" y ayudares a poder comprar alimentos, material educativo o pagar el transporte a través de las tarjetas de débito. "Esto ayudará en sus esfuerzos para integrarse en nuestra sociedad", ha dicho.
Asimismo, el Ejecutivo comunitario destinará otros 57,9 millones de euros, para ayudar a financiar proyectos humanitarios de ONG ya en marcha para cubrir necesidades urgentes de alojamiento, atención sanitaria básica, apoyo psicosocial, mejorar las condiciones de higiene y la educación informal, elevando el nuevo paquete de apoyo hasta los 209 millones de euros.
"Todavía hay muchas necesidades. Necesitamos continuar con esta respuesta sostenida a los desafíos", ha dicho Stylianides, que ha recordado que "más de 400 millones" de euros de ayuda de emergencia se han desembolsado a Grecia del nuevo fondo creado en la UE para atajar las crisis humanitarias en los Estados miembro hace más de un año, dotado con hasta 700 millones de euros hasta 2018.
SITUACIÓN TENSA EN SAMOS, LESBOS Y CHIOS
"Hay muchos desafíos todavía", ha reconocido también el representante de ACNUR en Grecia, Philippe Leclerc, que ha admitido que la situación es "más tensa" en las islas de Samos, Lesbos y Chios, donde este jueves han llegado "más de 100 personas" y hay que acelerar las reubicaciones a otros países y los traslados a la Península. "Por eso el programa de alojamiento es importante", ha admitido, al tiempo que ha recordado que aunque se ya se han reubicado 16.500 refugiados desde Grecia "muchos otros se quedarán" si obtienen estatus de refugiado.
El comisario de Inmigración e Interior, Dimitris Avramopoulos, ha recordado que en total se pondrán a disposición de Grecia 1.300 millones de euros hasta 2020 para atajar la crisis de refugiados y ha insistido en que la situación hoy es "totalmente diferente" gracias a la reducción en la caída de refugiados que llegan a las islas desde los 7.000 diarios a 40 "de media" en la actualidad gracias al acuerdo entre la UE y Turquía para frenar la llegada de refugiados e inmigrantes a las islas griegas. "La gran mayoría son refugiados", ha asegurado.
"Espero que continúe siendo aplicando en el futuro", ha dicho, al tiempo que ha denunciado que "algunas posturas populistas y nacionalistas están cuestionando los principios de la Unión Europa de solidaridad y responsabilidad" y ha justificado los expedientes de infracción a Hungría, Polonia y República Checa, por incumplir sus compromisos de reubicar a refugiados de Grecia e Italia.
Pese a la mejora de la situación, Avramopoulos ha admitido que se necesita "mejorar" las condiciones de recepción en las islas griegas. "Incluido la creación de infraestructuras cerradas y acelerar el procedimiento de registro. Estamos a mediados de verano pero tenemos que comenzar a preparar ahora la temporada de inverno para evitar la situación del año pasado", ha avisado.
También ha subrayado la "prioridad principal" del Ejecutivo comunitario de mejorar la situación de los menores refugiados y garantizar su protección. "Se dará financiación especial para la tutela de menores no acompañados", ha explicado, al tiempo que ha celebrado que de los 390 menores no acompañados de los 581 elegibles "ya han sido reubicados a otros Estados miembro".
GRECIA CRITICA A LOS PAÍSES DE VISEGRADO
El ministro de Inmigración griego, Ioannis Mouzalas, ha criticado que desde Europa se haya culpado a Grecia por la crisis de refugiados por no controlar su frontera externa y "la política agresiva" de los países de Visegrado, que rechazan acoger a refugiados y reclamaron que Grecia creará "un enorme campo de refugiados de 65.000 personas" en un estado olímpico y ha recordado que el país ha acogido a "decenas de miles" de personas en un contexto de "profunda recesión" económica.
Mouzalas ha explicado que desde el principio el Gobierno griego ha intentado acomodar a los refugiados e inmigrantes en apartamentos pero ha recordado las dificultades de encontrar apartamentos para 7.000 personas que llegaban a diario hace dos años y ha admitido que si el acuerdo migratorio con Turquía no continúa el país se enfrentará a "una prueba muy dura".
No obstante, ha defendido que el nuevo programa lanzado supondrá "un gran cambio cualitativo" y ha explicado que se irán cerrando campamentos cuando se encuentren los apartamentos, recordando que los de 43 campamentos que había se han cerrado seis y confían en cerrar otro "a finales de agosto".
"Tenemos que preparar a los vecinos. La xenofobia y el racimos se debe al hecho de que la gente ve que sus vidas cambian de un día para otro", ha avisado el alcalde de Atenas, George Kaminis. "La gente tiene miedo que su barrio va a cambiar de un día para otros y esto es algo que tenemos que tener en cuenta", ha dicho, defendiendo la necesidad de "ofrecer incentivos realistas".
El alcalde de Atenas ha elogiado el compromiso de ciudades como Barcelona, Madrid y Ámsterdam para acoger a refugiados, que deben "servir de ejemplo para los Estados" y ha saludado las conclusiones del Abogado General del Tribunal de Justicia de la UE que desestimó el recurso de Hungría y Eslovaquia contra el acuerdo para reubicar a miles de refugiados en base a cuotas.