Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bruselas otorga 38 millones a Italia y 48 millones a Bulgaria para gestionar los flujos migratorios

La Comisión Europea ha anunciado este viernes una financiación de emergencia de 38,2 millones de euros para Italia y de 48,2 millones a Bulgaria para apoyar los esfuerzos de estos países para gestionar la llegada de refugiados.
En ambos casos, este dinero proviene del fondo para la seguridad interior (ISF, por sus siglas en inglés) y del fondo para el asilo, la migración y la integración (AMIF).
En el caso de Italia, 13,5 millones se otorgarán al ministerio de Interior para reforzar la gestión y el apoyo a la frontera y los demandantes de asilo. En mismo ministerio recibirá también 2,5 millones para satisfacer las necesidades de los menores no acompañados. Por último, el ministerio de Defensa y a la guardia costera obtendrán 22,5 millones para fortalecer su capacidad de vigilancia de fronteras y las actividades de rescate en el mar.
Con esta financiación, la asistencia de emergencia concedida a Italia y a las agencias comunitarias, organizaciones internacionales y ONG en Italia alcanza los 62,7 millones de euros y se añade a los 592 millones asignados a Roma a través de los fondos AMIF y ISF entre 2014 y 2020.
Con respecto a Bulgaria, 36,2 millones se otorgarán al ministerio de Interior para mejorar el control fronterizo, incluida la compra de equipos de vigilancia y sistemas TIC para la policía de fronteras. Los 12 millones restantes estarán destinados a la gestión de los flujos migratorios.
Estas ayudas complementan a los acuerdos firmados con Sofía en octubre de este año, que ascendían a 101 millones. La Comisión Europa ha señalado, en cualquier caso, que está examinando más solicitudes de financiación de emergencia por parte de las autoridades búlgaras.