Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bruselas lanza un nuevo fondo de inversión para movilizar hasta 88.000 millones para África

El presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, ha anunciado este miércoles el lanzamiento de un nuevo fondo de inversión para África y los países de la vecindad con el que esperan movilizar hasta 88.000 millones de euros con aportaciones de los Estados miembro, el sector privado y las instituciones financieras para proyectos que contribuyan al desarrollo sostenible y frenar de esta manera la inmigración a Europa.
"Esto será un complemento de nuestra ayuda al desarrollo y ayudará a hacer frente a una de las causas en la raíz de la inmigración", ha explicado Juncker durante el debate sobre el Estado de la Unión ante el pleno en la Eurocámara en Estrasburgo.
El fondo contará con una aportación de 3.350 millones de euros del presupuesto de la UE y del Fondo de Desarrollo Europeo hasta 2020, aunque el Banco Europeo de Inversiones (BEI) prestará hasta 32.300 millones gracias a la garantía europea de aquí al 2020.
Juncker ha explicado que el plan tiene "potencial" para movilizar unos 44.000 millones en inversiones y se "podría subir hasta los 88.000 millones de euros si los Estados miembro contribuyen" de forma equivalente.
El plan "ambicioso" funcionará en "la misma" lógica que el plan de inversiones estratégicas en la UE, ha explicado el jefe del Ejecutivo comunitario. "Utilizaremos financiación pública como garantía para atraer inversiones públicas y privadas para crear empleos reales", ha explicado.
El objetivo del plan de inversión es contribuir a evitar que la gente "se vea obligada a emprender viajes peligrosos en la búsqueda de una vida mejor", ha precisado, tras recordar que el crecimiento económico en los países en desarrollo está en su menor nivel desde 2003.
El fondo contribuirá por un lado a lograr los objetivos de desarrollo sostenible en África y los países de la vecindad europea y atajar los las causas en la raíz de la inmigración y se centrará en movilizar inversiones con aportaciones del sector privado y las instituciones financieras en los sectores de la infraestructura como la energía, agua, transporte, pero también las tecnologías de la comunicación y la información, medioambiente, infraestructura social y en capital humano y financiación para microempresas y pequeñas y medianas empresas.
ENORME POTENCIAL DE ÁFRICA
La Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Federica Mogherini, ha defendido el "enorme potencial" que ofrecen los países de África y Oriente Próximo frenado por las guerras, la pobreza, la falta de infraestructura o los gobiernos débiles y ha defendido la implicación del sector privado porque los recursos públicos no son "suficientes" para aprovecharlo.
"Al mismo tiempo de crear las condiciones para que los europeos expandan sus negocios y entren en nuevos países, el nuevo Fondo de Inversión Externo apoyará a las economías y sociedades de nuestros socios, así como a nuestros objetivos estratégicos de Política Exterior, desde la seguridad hasta el desarrollo global", ha explicado la jefa de la diplomacia europea.