Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bruselas anuncia 46 millones para equipar a guardacostas de Libia y ayudarles a coordinar sus operaciones

La Comisión Europea ha anunciado este viernes una ayuda de 46 millones de euros para equipar a los guardacostas libios y reforzar sus capacidades para controlar sus propias operaciones y que también contribuirá a reforzar las capacidades de sus agentes de frontera para controlar sus fronteras en el sur del país, el principal punto de entrada de la inmigración irregular desde el África subsahariana.
El paquete de ayuda contribuirá a reforzar las capacidades operativas de vigilancia y de rescate de los guardacostas libios, al apoyar su entrenamiento y equipamiento con lanchas neumáticas, equipos de comunicación y de salvamento y ayuda para reparar y mantener su flota existente.
También contribuirá a la puesta en marcha de instalaciones básicas para ayudar a los guardacostas libios a coordinar mejor sus operaciones marítimas y facilitar la coordinación con otros organismos implicados en el control de las fronteras y ayudará a costear estudios de viabilidad para crear dos centros de control completos en Trípoli.
Se trata de poner en marcha un Centro de Coordinación Nacional de diferentes agencias que estará bajo el control del Ministerio del Interior, mientras que el Centro de Coordinación de Rescates Marítimos está bajo el del Ministerio de Defensa, y asistir a las autoridades libias a definir su zona de búsqueda y rescates y protocolos operativos estándar.
El paquete de ayuda también pretende contribuir a reforzar la capacidad operativa de los agentes de fronteras libios en el sur del país, especialmente en los pasos fronterizos ilegales más problemáticos ubicados en torno a la capital del distrito de Ghat, en la región de Fezzan, en el suroeste de Libia.
El objetivo de este proyecto piloto es financiar la creación o restablecimiento de instalaciones de vigilancia fronteriza en la zona a condición de que haya acceso humanitario y la apertura de "espacios seguros" para garantizar la protección de los inmigrantes.
El nuevo programa se financiará en su mayor parte a través del Fondo de la UE para atajar la crisis de inmigración desde África (42 millones), otros 1,8 millones a través del Fondo de la UE para la Seguridad Interna e Italia, cuyo Ministerio del Interior se encargará de poner en marcha el programa, aportará 2,2 millones.
"Este nuevo programa es parte de nuestra estrategia global. La mejora de la gestión fronteriza se hará en paralelo al trabajo que estamos haciendo en el desarrollo socioeconómico durable de las comunidades locales, así como la protección, retornos voluntarios asistidos y la reintegración de los inmigrantes", ha explicado la Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Federica Mogherini.
La jefa de la diplomacia europea ha subrayado que la seguridad y estabilidad de Libia es "clave" para el país, pero también para Europa y la región y ha defendido seguir trabajando "en una solución política" a la crisis en el país y también apoyar a las autoridades libias para que puedan responder "a los flujos migratorios, rescatar inmigrantes, garantizar que los Derechos Humanos sean respetados y a combatir las redes de traficantes".
"Con este nuevo paquete, hemos movilizado ya 136 millones de euros para gestionar mejor la inmigración en Libia" a través del Fondo de la UE para África, ha explicado el comisario de Política de Vecindad Europea, Johannes Hahn. La UE aprobó en abril pasado un paquete de 90 millones para apoyar la mejora de las condiciones de los inmigrantes en los centros de detención y su protección, así como para apoyar a las comunidades de acogida en Libia.