Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bruselas ve las acciones de Ankara "cada vez más incompatibles" con su "deseo oficial" de entrar en la UE

La Comisión Europea ha constatado un nuevo retroceso en materia de Estado de Derecho y libertades fundamentales en el último año en Turquía, especialmente a raíz del golpe de Estado fallido en julio, con la detención de miles de militares, periodistas y opositores políticos, y ha avisado de que sus acciones son "cada vez más incompatibles" con su "deseo oficial" de entrar en la Unión Europea.
"Las diversas acciones, incluida la reconsideración de reintroducir la pena de muerte, parecen ser cada vez más incompatibles con el deseo oficial de Turquía de convertirse en miembro de la Unión Europea", ha avisado el comisario de Ampliación, Johannes Hahn, durante la presentación del informe de evaluación anual del Ejecutivo comunitario sobre el grado de cumplimiento de los criterios para la adhesión por Turquía en la Comisión de Asuntos Exteriores de la Eurocámara, junto con los del resto de países candidato de los Balcanes.
"En el informe de este año, subrayamos el retroceso de Turquía en el área del Estado de Derecho y las libertades fundamentales", ha constatado el comisario.
El Ejecutivo comunitario reconoce el derecho de respuesta "legítima" y "robusta" al golpe de Estado fallido de julio de las autoridades turcas pero "las medidas amplias y colectivas tomadas en el último mes plantean preocupaciones muy serias" tras la detención de miles de personas, entre militares, policías, periodistas, académicos y miembros de la oposición y ha constatado que "la represión ha continuado desde entonces y se ha ampliado a los prokurdos y otras voces de la oposición", algo que tiene "un impacto muy serio en la libertad de expresión". "Ha habido informaciones de violaciones serias de los Derechos Humanos", ha incidido Hahn.
"Ha llegado el momento de que Ankara nos diga realmente lo que quiere. Esto es una prueba de su credibilidad pero también para la Unión Europea", ha alertado el comisario de Ampliación, que ha avisado de que "el retroceso" en Turquía "afecta a la raíz del éxito político y económico de Turquía de la última década".
"Turquía como país candidato debe cumplir los estándares más elevados del Estado de Derecho y los derechos fundamentales, con los que se ha comprometido y sobre los que no puede haber ningún compromiso", ha subrayado, admitiendo que la detención la semana pasada de los parlamentarios del prokurdo HDP, incluidos sus dos copresidentes, aumenta la preocupación de los europeos y exacerba "más" la situación en el sureste del país.