Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bruselas celebra que EEUU haya "resuelto" no vetar a los europeos con doble nacionalidad

El comisario del Interior e Inmigración, Dimitris Avramopoulos, ha celebrado que la Administración estadounidense de Donald Trump haya "resuelto" que no vetará a los europeos con doble nacionalidad de los países de mayoría musulmana afectados por la polémica orden ejecutiva tras mantener "una conservación telefónica útil y constructiva" con el secretario de Seguridad Nacional de Estados Unidos, John Kelly.
"Contento de que se haya resuelto la cuestión de los ciudadanos de la UE con doble nacionalidad", ha confirmado el comisario a través de su perfil de Twitter.
Avramopoulos ha informado de que ha tenido una conversación telefónica "útil y constructiva" con el secretario de Seguridad Nacional estadounidense, con el que ha confiado en reunirse "muy pronto".
Fuentes del Ejecutivo comunitario han confirmado a Europa Press que la orden ejecutiva del presidente estadounidense no se aplicará a los ciudadanos con doble nacionalidad "en todos los casos".
También el propio Kelly ha explicado que los ciudadanos de los siete países afectados por la orden ejecutiva con doble nacionalidad podrán entrar en Estados Unidos con el pasaporte del país no sometido a la restricción temporal de viaje.
La Comisión Europea aseguró el lunes que garantizaría "que no haya discriminación" a los ciudadanos europeos con doble nacionalidad, aunque todavía está tratando de analizar el posible impacto en este sentido de la orden ejecutiva, al tiempo que ha dejado claro que en la Unión no se discrimina "en base a la racionalidad, raza o religión".
La orden ejecutiva impone una moratoria de 90 días a la entrada de ciudadanos de Irán, Irak, Siria, Yemen, Somalia, Sudán y Libia, suspende indefinidamente la admisión de refugiados sirios y paraliza el Programa de Admisión de Refugiados. Además, fija en 50.000 el máximo de refugiados que acogerá el país en 2017, menos de la mitad de los 117.000 acogidos el año anterior.