Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Brigitte Macron, una primera dama atípica

Brigitte Macron se llevóel domingo la otra gran ovación de la noche. La nueva primera dama francesa ha sido clave en el triunfo de su marido. Una victoria que celebraron en familia, con los tres hijos de Brigitte y una de sus nietas, sobre el escenario. El matrimonio Macron forma una pareja atípica. No sólo por la diferencia de edad: él 39, ella 64 y una historia de amor prohibido entre profesora y alumno, que acabó en boda hace diez años. También porque Brigitte se ha desmarcado de sus antecesoras, omnipresente durante toda la campaña. Ella es su principal consejera política: le asesora en todos sus discursos. Macron ya insinuó que si llegaba a la presidencia, su mujer tendría un papel activo, quizá inspirado en Michelle Obama. Carla Bruni Sarkozy y Valerie Trierweiler, las últimas en ocupar ese puesto, tuvieron su propia oficina y la ex pareja de Hollande, hasta cinco asistentes. Ahora más de tres años después, el Elíseo volverá a tener inquilina.