Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una mujer que inhaló gas lacrimógeno, muere en las protestas de Brasil

Una mujer de 54 años ha fallecido este viernes a causa del gas lacrimógeno que inhaló durante las manifestaciones celebradas en jueves en la ciudad brasileña de Belém, en el noreste del país sudamericano, lo que eleva a dos el número de muertos en el marco de las protestas iniciadas hace dos semanas.

La víctima, identificada como Cleonice Vieira de Moraes, trabajaba para el servicio público de limpieza en el centro de Belén y aparentemente se vio atrapada por los enfrentamientos entre manifestantes y la Policía Militar.
La mujer, junto a otros compañeros, se refugió en un tranvía restaurado para el turismo, lo que no evitó que inhalase gas y sufriese una parada cardiorrespitatoria, según fuentes consultadas por el periódico 'Folha de Sao Paulo'. Al parecer Cleonice Vieira de Moraes tomaba medicinas contra la hipertensión.
El responsable de la Secretaría Municipal de Saneamiento (Sesan), Luiz Otávio Mota, ha aclarado que los trabajadores no tenían orden de permanecer por la zona, donde llegaron a concentrarse miles de personas.
La muerte de esta mujer se suma a la de un joven de 18 años de edad, identificado como Marco Delefrati, que perdió la vida el jueves en la localidad de Ribeirio Preto, ubicada en el estado de Sao Paulo. El joven fue atropellado en el marco de una manifestación.
En el vídeo publicado por la Policía Militar en la red social Twitter, se ve cómo el coche atropella a una docena de personas en su intento por saltarse el bloqueo impuesto por los manifestantes en una de las calles de Ribeirio Preto.
La Policía Militar ha conseguido detener al conductor del vehículo, pero se lo ha llevado a otras instalaciones para evitar que sea linchado por los manifestantes, que han llegado a sumar 25.000 en esta localidad paulista.